SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

viernes, 31 de diciembre de 2010

¡FELIZ CENA Y AÑO NUEVO!






Tratándose de mí no podía dejar de haber un recordatorio para la cena, claro está. Hoy estaré con JM en casa de V., pues JC no irá, pues está malito el pequeño C.A., que es alérgico a los perritos (¡le pasarán cosas raras a los humanos!). Vendrán también L., cómo no, y O., el otro hermano, y su mujer C. Me estoy poniendo un poco nerviosita pensando en lo que habrá en la mesa (y en lo que podrá caer de ella, claro está). Creo que, en caso de extrema ansiedad, adoptaré esa postura votiva que veis en la foto (he oído hablar de una postura del misionero, pero creo que va por otro lado ¡estos humanos!); ahí estoy pidiéndole a L., más enguatada que Roald Amundsen cuando fue a descubrir el Polo Sur.
Ciertamente, el tiempo humano es distinto del mío; para mí un día es mucho más tiempo de vida, y un año no digamos, como si viviera en otro planeta del sistema solar. Pero me alegro mucho de que todo el mundo esté dispuesto a celebrar el nuevo año que llega (y sobre todo, con tan ricos manjares, que ya me estoy relamiendo).
Feliz 2011 a todos vosotros, queridos amigos y amigas que seguís el blog de esta pobre perrita hambrienta.
No quiero irme sin saludar a una nueva seguidora, Ozna-Ozna de Asturias; ¡un poco más y te cuelas en el nuevo año, querida amiga! Guau.

viernes, 24 de diciembre de 2010

FELIZ NAVIDAD






Quiero aprovechar estas primeras fiestas con vosotros, queridos amigos y amigas lectores, para desearos una feliz Nochebuena y Navidad. No, no es que me hayan tomado Louis Vuitton o Dolce y Galbana como imagen promocional para sus bolsos, ni tampoco soy yo, aunque da el pego ¿verdad? Se trata de un bolso que vio JM en el escaparate de una tienda de Dúrcal, donde fue a visitar con L. a su querida pareja de amigos M. y J. Dijo que era yo clavadita, pero el de la tienda, no se lo quiso vender, pues le dijo que sólo tenía esa muestra, y era para el escaparate. No obstante, inmortalizó el momento. Hoy estoy en casa de JM, pues a V. se la ha llevado su hijo O. para cenar en su casa, y mañana la recoge JC, su otro hijo. Para que JM y L. no estuvieran solitos, he venido con ellos: la noche se presenta prometedora: he oído a JM que me tiene guardada "ropa vieja" (que es carne del puchero sofrita), y L. ha dicho que tienen jamoncito, y gambas. Estaré, por supuesto, atenta a la jugada para que me toque. Espero que todos vosotros paséis también una buena noche, y unas felices fiestas por extensión, bajo la protección del Niño Dios.

Besitos.

sábado, 18 de diciembre de 2010

GATICIDIO






Iba a titular esta entrada "gatillazo", por la faena hecha a los gatos, pero he visto en Internet que la palabra tiene ciertas connotaciones para los BIPs (bípedos implumes parlantes), relacionadas con sus ritos de apareamiento, así que he elegido esta otra, que no está muy alejada de la realidad. Resulta que la policía ha multado a un humano que llevaba comida a los pobres gatos que viven en los bloques del Campo del Sur en Cádiz, frente al mar. Me da mucha pena, pues los pobres deben pasar mucho frío entre las piedras y con el relente marino. Incluso algún BIP les construía casitas para que se resguardaran del frío. Ha habido protestas al parecer por los olores de los mininos, pero, ¡qué van a hacer los pobres, si no les gusta el agua aunque la tengan tan cerca!, ¿qué planean para los gatos, meterlos entre rejas como al de la imagen? En algunos foros hay otros BIPs que han protestado también por mis congéneres, y dicen que los dueños de perros deben recoger el pipí. Y yo me pregunto, ¿cómo se recoge el pipí? Desde hace ya tiempo, JM lleva consigo una botella de agua cuando damos un paseíto, y echa agua sobre mi pipí, supongo que para diluirlo y no huela. Y, ¿qué más se puede hacer? Y si este humano que protesta se mea fuera, ¿que hace?, a ver... Espero que no se pongan a perseguir a los gatitos, seguro que tienen los BIPs cosas más importantes en qué pensar, digo yo...
Bueno, está lloviendo hoy, y creo que JM no me dará el paseíto. Esta semana me sacó un día. El pobre ha estado malo, y nos venía bien a los dos estirar un poco las patas. Espero que JM y L se pongan buenos del todo, y salgamos los tres a que nos dé el sol. Guau.

sábado, 11 de diciembre de 2010

BÍPEDO NO IDENTIFICADO






Se dice que Platón, ante su auditorio habitual de la Academia, definió una vez al hombre como un "bípedo implume". Entre el público presente se hallaba un filósofo de los llamados cínicos (que en griego significa "perruno, de perro" -era, pues, uno de los míos-), quien salió corriendo, y volvió al rato con un pollo desplumado diciendo: "éste es el hombre de Platón". No sé cómo me habría definido el amigo filósofo al verme andar, pues es cierto lo que veis: puedo andar (aunque eso no debería extrañaros mucho, habida cuenta de que escribo un blog...). Lo que pasa es que suelo reservar esta habilidad mía para atraer la atención de los humanos que viven conmigo a la hora en que se ponen a la mesa. Me dirijo a dos patas hacia ellos meneando las caderitas, implorándoles que me den algo de su rica comida. Entiendo bien a los bípedos implumes parlantes (completo así la definición platónica): el mundo se ve diferente sobre dos patas; pueden, incluso, liberar las dos patas anteriores y dedicarlas a otras cosas como hacer cortes de mangas, agarrar a las chicas en los bailes, o cruzarlas y no hacer nada. Aunque no todos los humanos son iguales: JM, por ejemplo, no hace los gestos que acabo de enumerar (ahora que lo pienso, no sé si irá a bailes), y sí coge con sus patas libres cosas como libros, bolsas del supermercado, y a mí, por supuesto. En fin, no quiero prodigar mucho esta habilidad mía no vaya a verme también teniendo que ir al supermercado con JM. ¡Alguna ventaja tenía que tener, vamos! Guau.

sábado, 4 de diciembre de 2010

JUGUETE ROTO






Con esto del cumpleaños me han regalado una tarrina tipo delicatessen perruna, y un juguetito, en sustitución de mi añorado erizo asturiano, llamado así porque JM me lo trajo de Oviedo hace unos años. Era un erizo rojo de goma con todas sus púas que yo me pasaba el rato mordisqueándolo afanosamente. Estaba ya un poco feo, y hacía tiempo que había perdido el pito que tenía dentro, así que creo que ha sido V. la que lo ha hecho desaparecer. Ella es una de esas humanas a las que les gusta tirar cosas de tiempo en tiempo. Es como hacer borrón y cuenta nueva. A JM le tiró de niño su colección de tebeos, y todavía se lo recuerda a veces. ¡Jesús, qué memoria! Ahí me véis en la foto con el juguetito, que parezco un león de las Cortes. Me puse a mordisquearlo con fruición, pero algo no marchaba: empezaron a desprendérsele las puntitas. Debe de ser un made in China, me imagino, y no le habrán hecho los test de control (allí he oído que se comen a mis congéneres ¡qué horror!). L. puso entonces el grito en el cielo diciéndole a JM que se le iba a llenar la casa de mijitas, o que me iban a hacer daño si me las tragaba,así que cogió el juguete, y lo tiró a la basura. ¡Qué suerte la mía y la de JM con estas mujeres!¡lo tiran todo!
Bueno, JM está enfermo, le han diagnosticado un proceso de neumonía, así que he tenido que tomar de nuevo los mandos, como Rubalcaba con los controladores: me tumbo a su lado en el sofá o en la cama, vigilo que tome sus medicinas, y le ladro a A. si se acerca con intenciones que no me parezcan claras.
JM está leyendo mucho, ya que no puede salir a la calle por prescripción médica, y lo veo pensativo; quizás esté pensando en escribir algo ¡espero poder servirle de Musa! Hasta pronto. Guau.

lunes, 29 de noviembre de 2010

CUMPLEAÑOS






Según mi cartilla identificatoria hoy cumplo años, siete en concreto. Se supone, pues, que he llegado a la madurez, y que debo sentar la cabeza. La última vez que estuve en el veterinario me fijé en un gráfico que tenían allí donde se indicaba la correspondencia entre la edad humana y la canina. Parece, pues, que me hallo en la misma edad que tiene JM, y me he puesto a observarlo para ver si también él ha madurado. A veces tengo mis dudas al respecto, pues lo veo inquieto, nervioso e inseguro en ocasiones. Los humanos son extraños, y resulta que, aunque alcancen un grado de estabilidad vital y profesional, siempre queda en ellos un no sé qué de insatisfacción que les hace mirar al pasado o al futuro, y, a veces, al cielo. Si no no existirían esos humanos que se llaman poetas, entre los que se cuenta JM en grado modesto. Yo, en ocasiones, no me encuentro del todo satisfecha en el sofá, y me gustaría dar un paseíto, pero JM lleva casi dos semanas con una bronquitis, y evita en lo posible estar en la calle. Así que debo conformarme con buscar calorcito debajo de un cojín, pues hace frío.
No sé si me regalaran algo hoy. Ya os tendré informados.
Ahí os dejo una foto mía de cuando era más jovencita y alocada. Guau.

sábado, 20 de noviembre de 2010

PARANOIA






Llevo algunas semanas muy alterada. No sé qué me pasa. La gente me pone muy nerviosa, y creo que van a hacerme algo, y siento que debo proteger no sé qué. Acumulo cosas debajo de las camas como si fuera Diógenes e intento darles calor ¿qué me pasa? JM y V me llevaron el jueves a la veterinaria L. pues me tocaba la vacuna anual. Ésta me tocó las mamitas y salió leche, y les dijo a JM y V que yo tengo "embarazo psicológico" ¿cómo una perrita como yo puede tener cosas tan raras? La veterinaria les dijo que para evitar posibles quistes ováricos deberían pensar en operarme para dejarme hueca ¿qué significa eso de dejarme hueca? Parece, en todo caso, que a JM no le hizo ninguna gracia la idea. ¿Cómo será ser mamá? pues por mucho calor que les doy a los paquetes de kleenex, ni se mueven, ni maman, ni nada. Para más inri, esta vez los taxistas estaban más mudos que si fueran a un entierro, y al llegar a casa, la vacuna parece que me hizo reacción, y me puse muy malita con temblores y mal cuerpo.¿Qué más puede ir peor? Lo único que me consuela hoy es escuchar a JM decir que va a pedir un pollito por internet ¡Hazlo JM, aunque sea por esta madre "psicológica"! Guau.

sábado, 13 de noviembre de 2010

AMERICANOS, OS SALUDAMOS CON ALEGRÍA






Bueno, tomé note de la crítica solapada que me hizo L. al compararme con Olimpia, que no le ladra a las visitas como yo. Así que decidí darle una sorpresa. Esta semana vino a comer a casa una compañera de facultad de A., una chica americana muy simpática. Cuando entró, en vez de ladrarle, me acerqué a ella agachándome como la que pasa debajo de una alambrada, y me puse bocarriba para que me rascara el pechito y la barriguita. ¡Je, je! dejé con un palmo de narices a L. y A., que le habían dicho a la chica que yo ladraba mucho. Incluso me hicieron fotos, sorprendidas. Para que luego hablen.... hablar sí que hablaron en la mesa, y comieron. L. preparó cabracho en paté, y rebozado. No estuve muy al tanto de lo que decían, pues JM me había dejado una salchicha cortada en trozos en mi cacharrito de comita, de modo que yo iba y venía de la cocina al salón, pendiente de que no me la quitaran. La chica americana hablaba en español, y A. le contaba algunas cosas en inglés, aunque no la entendí bien, pues parecía que hablaba como si tuviera sopa en la boca. Cosas, al parecer, del acento americano. El que menos hablaba era JM que se estaba hinchando de paté y pescado (aunque luego me dejó caer un poquito en mi cacharrito), y de un vinito blanco que compró para la ocasión. Él se conforma con poco, como yo.
A mis queridos lectores y lectoras no se les habrá pasado por alto mi ingenioso homenaje al gran Luis G. Berlanga. Descanse en Paz.

sábado, 6 de noviembre de 2010

OLIMPIA









JM y L. estuvieron en Madrid el fin de semana pasado, y volvieron hablando maravillas de Aurora y Olimpia. Aurora les sirvió de amable cicerone y les llevó a ver lugares muy interesantes como los conventos de la Encarnación y las Descalzas Reales, la casa-museo de Sorolla, y el museo de la fundación Lázaro Galdano (sitios en los que, por supuesto, no dejan entrar a las perritas, aunque sean curiosas como yo); también comieron muy bien por lo visto (lo que ya imaginaréis que me da aún más rabia). L., particularmente, se puso a compararme con Olimpia, la mascota de Aurora, y dijo que aquélla era más buena que yo, y que nos les ladró un solo momento cuando fueron a visitar la casa de Aurora, a diferencia de lo que yo hago con las visitas. Tras la muerte de su anterior mascota, Pepa, Aurora fue a un refugio canino, y adoptó al animal que llevaba allí más tiempo, que resultó ser Olimpia. Ésta había sido abandonada después de haber parido, y estaba tremendamente nerviosa y desorientada. Les dijo Aurora a JM y L que los perros negros son menos adoptados, y Olimpia, además, pesa unos 40 kgs.

No me gustó mucho que L. hiciera comparaciones, que siempre son odiosas. Ciertamente, Olimpia es buena, pero ella pesa lo suyo, y yo sólo 4 kgs. y medio, así que de algún modo tengo que hacerme notar ¿no? Pienso, sin embargo, que hay más semejanzas que diferencias entre ella y yo, pues a Olimpia también le gusta tumbarse en el sofá y echarse allí un siestorro de no te menees, le gusta también que la acaricien, y pone una cara muy parecida a la mía cuando ronda la mesa a ver si le dan algo, como podéis ver. Aunque es cierto que a ella no la pueden coger en brazos tan fácilmente como a mí ¡je, je! Bueno sigo husmeando en las fotos que trajo JM pues al parecer comieron una cosa muy rica que se llama cocido madrileño, y quiero saber lo que es. Muchas gracias, Aurora y Olimpia, por cuidar de JM y L. Espero conoceros algún día. Guau.



jueves, 28 de octubre de 2010

SOLITA DE NUEVO












Otra vez me van a dejar solita JM y L. Así me agradecen mis cuidados y desvelos de la semana pasada. Por lo visto se van a Madrid, y allí conocerán a Aurora y Olimpia. Y a mí me dejan aquí con V., aunque A. se queda en casa ¿Por qué no puedo ir en el tren con ellos? Prometo no hacer ni pipí ni popó durante el viaje, ni ladrar (demasiado) en el trayecto. ¡Qué injusticia! Nunca puedo viajar. ¡Cómprate un coche, JM, donde pueda subirme!¿Qué voy a hacer estos días, y además sin portátil? Me había hecho una cuenta de correo, y me iba a registrar con ella en la página "pediry comer" en la que se pueden hacer pedidos de comida a domicilio, para encargarme unos chuletitas. Pero no va a ser posible. Tendré que comer la comida de las tarrinas, y andar a dos patas a ver si V. me echa alguna cosa. Y estaré pendiente de la puerta por si escucho venir a JM. Realmente no van a ser estas mis vacaciones. Guau.

sábado, 23 de octubre de 2010

CUIDADORA DE HUMANOS






JM ha estado enfermo esta semana y le he estado haciendo de enfermera, ya sabéis, sin separarme de su lado, y ladrándole a quien se le acercara con intenciones poco claras. También le acompañaba cuando se levantaba, yendo delante de él y volviéndome para mirarle. El catarro le ha afectado al pecho y el lunes cayó KO. Los humanos son propensos a caer enfermos ante las corrientes de aire, y eso que, según ellos, están en la cumbre de lo que llaman "la pirámide evolutiva". He estado con él todo el tiempo, en el sofá o sobre la colcha de la cama, donde me dejaba montarme. Hasta el jueves no ha parecido recuperarse un poco, y cogía a ratos el ordenador para hacer cosas de su trabajo. Yo me siento sobre sus rodillas y observo lo que hace, por si luego me puede ser de utilidad a mí. También ha aprovechado para terminarse una novela muy larga que estaba leyendo. El libro estaba en francés, así que no me he enterado de nada. Según le contaba él a L., era la historia de un médico que pasaba más bien de sus pacientes (Lo cual sea dicho, no me parece la lectura más adecuada para una convalecencia).
He podido estar con él toda la semana también porque vino la hermana de V. a pasar unos días a su casa, lo que me ha venido de perlas para mis labores terapéuticas. JM mandó a que llevaran a su trabajo una baja, cosa que me parece muy extraña, ¿para qué querrán una baja en el trabajo de JM?, ¿para sustituirle?,¿y por qué tiene que ser baja? A lo mejor es cosa de esa reforma laboral de la que se habla tanto últimamente. Pero lo curioso es que parece que tiene que volver al trabajo al lunes con un alta, y yo me pregunto por qué, ¿no se enfadará L. y se pondrá celosa? Aunque para encontrar una humana más alta que JM, tampoco hay que esforzarse mucho, trabajo que se quita.
Lo único que no he tenido estos días es paseíto, pero, por otra parte, no he tenido que ir al veterinario para los pinchazos, que me tocaban esta semana. Así que lo comido por lo servido. Guau.

sábado, 16 de octubre de 2010

REQUETEENVIDIA COCHINA: mariconadas






Esto que veis es lo que los humanos de Cádiz llaman "mariconadas". Fueron JM y L a una taberna de diseño (de las que también les tienen la guerra declarada a las perritas por lo visto), y se pidieron esta cosa tan rica, de la que JM hizo una foto (empiezo a sospechar que para chincharme). Creo que se llama mousse de atún y anchoas, pero no es para beberla, aunque vaya en copa, sino para comerla con esas livianas casi hostias de pan que podéis ver. Dudo que pudieran comérselo todo con esos panecillos casi transparentes, así que me queda la duda de lo que hicieron. ¿Mojaron con el pan que se ve al fondo de la mesa? Quizás eso a los otros humanos no les parecería muy fino, ¿usarían una cucharita? ¡pero no es un helado! Yo hubiera metido la lenguita, y hubiera rebañado hasta el fondo, aun a riesgo de quedarme atrapada en la copa. Dulce et decorum est pro patria mori, es uno de los latinajos que sabe JM (por favor, pronunciad todas las c como k, que si no se enfadará JM, que ahora que da clases de latín no hay quien le aguante). He buscado en internet, y encontrado la palabra cibo que me gusta más, y significa comida, y ése podría ser mi lema: dulce et decorum est pro cibo mori, "dulce y honroso es morir por la comida".¡Que no digan que no soy sacrificada!
Vaya, tengo dos nuevos seguidores, un simpático humano y su perro, Rex. ¡Bienvenidos!

sábado, 9 de octubre de 2010

LA DAMA DE LA TRISTE FIGURA






JM y V me llevaron de nuevo al Hospital Veterinario, para que me pusieran otra nueva inyección. ¡Uf! tengo ya más agujeros que un colador. L., la veterinaria, dijo que me veía bastante mejor, aunque debía seguir con el tratamiento. JM, que tenía el día gracioso, se acordó de que me tocaba la vacuna anual en noviembre, y entonces L. le dijo que se podrían poner las dos inyecciones en la próxima cita, dentro de 15 días. ¡Muchas gracias, JM, tendré un 2 por 1, y no precisamente de hamburguesas! Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre, aunque creo que no se puede decir "viceversa". Espero, en todo caso, que sirva para algo, y que no siga perdiendo pelo a la misma velocidad que Kojak, y no me quede, pues, como en esta foto que veis de uno de esos pelados carcelarios que me hacían antes (ahí tuvieron que ver algo las protestas de Aurora y Olimpia).
Me parece que si hay un colectivo humano amante de los perros es el de los taxistas. El que nos llevó a la clínica, se puso a hablar de su perro que tenía 17 años, y ya estaba un poco achacoso. JM dijo que un amigo tenía un perro de aún más edad, y que se murió ciego y de viejo. Al parecer la noche antes se dedicó a pasear por todas las habitaciones de la casa, y quedarse un rato en cada una. El veterinario le dijo luego al amigo de JM que lo que había hecho el perro era despedirse, pues sabía que se iba. A muchos humanos les da miedo la muerte, y prefieren no pensar en ella.
Yo que cumpliré pronto 7 años, espero dar aún mucha guerra, ¡y vosotros que la leáis! Guau.

sábado, 2 de octubre de 2010

PELIGRO DE MIERDA






No, no quiero hablar de un peligro sin importancia, sino de uno literal, literal. Ya me encuentro un poco más animada, aunque todavía pachucha, y procuro animarme en mis paseítos con JM. Estabamos hace poco por los callejones de la Viña, tan alabados en Carnaval como poco limpios todo el año, y me sorprendieron estas dos tiras de papel en el suelo junto a una caca pisoteada (mi olfato es infalible), en las que podía leerse: "¡Peligro resbalón! Danger shit!". Los progresos que he hecho en el conocimento de la lengua inglesa me permitieron entenderlo en el acto, y mis innatas aptitudes de "sabuesa" se despertaron de continuo: deduje que se trataba de la obra de algún probo ciudadano que debía de haber sido víctima inadvertida del zurrullo emboscado. No puedo saber hasta dónde llegó el resbalón del humano en cuestión, aunque deduzco que se debió enfadar bastante para tomarse la molestia de escribir esa advertencia junto a la huella de su desgracia (y hasta hacerlo en inglés, pensando quizás en los turistas que llegan a Cádiz escuchando lo de la Tacita de Plata, y no miran al suelo por precaución como suelen hacer los vecinos de la ciudad, casi como instinto adquirido u obra de la Selección Natural), y que no era de aquí, pues se está más que desgraciadamente habituados a estos regalitos callejeros. En fin, lo que no quiero ni imaginar es cómo pegó las dos tiras de papel al suelo.
Bueno, tengo un nuevo seguidor, Kike de San Fernando, ¡bienvenido, amigo! Cualquier día incluso supero a JM. Guau.

sábado, 25 de septiembre de 2010

DE NUEVO MALITA






Hacía unos días que JM decía que me veía un poco rara. Se puso a examinarme, y me encontró numerosas manchas oscuras, y rojeces en la piel. Le preocupaba también que hubiera pasado el celo (del que traté en mi última entradita), sin echar nada, y que, tras tanta excitación, hubiese caído en la depre. Así que se lo dijo a V., y decidieron llevarme al hospital veterinario el martes pasado.
Ya sabéis que no me gusta ir, salvo por los paseos en taxi que me dan de ida y vuelta. Me puse un poco nerviosa en el vestíbulo de la clínica, pues sabía lo que me esperaba, aunque no había esta vez casi ningún congénere a la vista. Me puse a ladrarle a una humana que salía del interior de esta "casa del dolor" con una bolsa oscura de aspecto sospechoso. Era una de las recepcionistas, que llevaba una especie de uniforme con dibujos de perros y gatos (que quizás tendrían más gracia en una guardería, pues a mí no me hacían ninguna). Una vez en el interior, me las vi con la veterinaria L. (¿por qué todas las L. me tienen tan derecha?), quien, tras examinarme hábilmente, dictó a unos V. y JM expectantes su diagnóstico: piodermia. La misma enfermedad de la piel que padecí hace un año. JM dijo que me ponía mensualmente las pipetas antibichitos, y L. habló de una posible reacción alérgica indeterminada. Me cayó luego la inevitable inyección que esta vez aguanté estoicamente, y la cita para otro pinchazo en 15 días. Comentaron también JM y L. que veían que me raleaba el pelo, y L. me recetó unas vitaminas. ¡Dios!¿no me quedaré pelona, verdad?
Con estas inquietantes perspectivas, regresamos en taxi. El taxista, desde que montamos en su vehículo, me echó el ojo, y se puso a hablar con JM comparándome con su perrita, una maltesa, como mi madre, aunque siempre de manera ventajosa para la suya, lo que tampoco contribuyó a levantarme la moral. Me doy cuenta que viajar en un taxi es casi como estar en la sala de estar de alguien, en este caso del taxista, de visita de compromiso, y al que te sientes obligado a dar conversación, aunque sea de urgencia.
Bueno, parece que mientras me recupero, debré renunciar a mis ambiciones artísticas, y me dedicaré a la crónica bloguera. Guau.

sábado, 18 de septiembre de 2010

VICIOS INCONFESABLES









Hace 8 meses que abrí este blog, y aún hay cosas que no me atrevo a contar. Debe de estar contagiándoseme algo de eso que los humanos llaman conciencia, y me veo impelida a haceros partícipes de una de mis intimidades menos edificantes. Cuando me llega el período de celo me entran unos picores enormes e inconsolables. Pero se dice que la necesidad aguza el ingenio, y encontré un expediente para aliviarme un poquito. Un día se me ocurrió coger una mantita que hay en casa de V., y empecé a restregarme contra ella, como el que se rasca compulsivamente. Con el tiempo llegué a desarrollar una técnica depurada: me ponía a dos patas, agarraba la manta con la boca, y me las apañaba con las otras dos patitas para hacer un doblez en la manta, de modo que caía sobre ella en condiciones de refregarme a gusto (no debe sorprenderos tanto, pues, mi habilidad con el portátil). A V. no le gusta, y cuando me descuido, me esconde la mantita. Y entonces soy capaz de pasarme el día gimiendo. Un día que estaba yo en plena faena, apareció la pequeña V., sobrina de JM, y le preguntó a su abuela: "Abuelita, ¿qué está haciendo la Quequi?". V, disimulando como pudo, le respondió que yo estaba jugando al caballito.

Me diréis que no está bien lo que hago, y tenéis razón, pero, ¡es que no podéis imaginar cómo me pica! Los picores remiten ya, igual que mis reglas, que cada vez son menos abundantes. Será que me hago mayor. Espero, queridas amigas, que me sepáis comprender y perdonar. Guau.
A pesar de todo, no pierdo seguidores, sino que los gano, como es el caso de una nueva amiga, Victoria Guanche, ¡bienvenida!


sábado, 11 de septiembre de 2010

LA COLOMBE POIGNARDÉE






"La paloma apuñalada" es parte del título de uno de esos poemas que lee JM antes de acostarse. Me acordé de ella en uno de nuestros paseítos exploratorios, en los que nos apartamos del recorrido habitual y deambulamos por otros parajes. Hace meses pasamos junto a una casa solariega del antiguo barrio de JM que conserva su escudo heráldico, y allí me fijé en una paloma difunta atrapada en una moldura (¡Qué inspiración no habría sido para Apollinaire!) -a L. le dan miedo las palomas, y se pone muy nerviosa cuando le revoletean por encima. A mí me da un poco igual, pues les ladro a todos los pájaros por igual. Soy democrática-. Lo cierto es que pasamos hace poco por el mismo sitio, ¡y allí seguía la paloma! No se había caído al suelo, y nadie la había retirado, o quizás reparado en ella. Es curiosa la incuria humana. Yo siempre estoy muy atenta a todo lo que me rodea, pero los humanos van normalmente pensando en sus cosas, y no prestan mucha atención a lo que les rodea. En todo caso, están pendientes del suelo para no pisar las caquitas de mis congéneres que algunos desaprensivos dueños no recogen, y de las que Cádiz está bien servida. El hecho es que allí seguía la paloma, hecha una carcasa de plumas. Quizás acabarán pensando que se trata de otro símbolo heráldico, y alguno se quedará parado intentando desentrañar su sentido. Cosas de Cádiz, donde se dejan cosas abandonadas meses y meses sin que nadie las recoja, como las motos quemadas o destripadas. Creo que, aparte de para representar la Habana, Cádiz podría ser escenario de una película sobre Beirut. Pero ya sabe, en Cádiz hay que... Guau.
Por cierto, tengo un nuevo seguidor, Jose, de Málaga ¡Bienvenido, amigo!

sábado, 4 de septiembre de 2010

YO DE TI NO LO HARÍA, FORASTERO





Compruebo en internet el auge de las películas con, de o sobre perros. Hay una larga lista (Marmaduke, Hotel para perros, Como perros y gatos, etc.), incluso he leído que existe el proyecto de rodar una película sobre Marylin Monroe desde el punto de vista de su perrita -creo que si hay un caso en que un humano querría volverse perro sería éste ¡Qué no habrían dado muchos!¡qué no habrá visto esa perrita!-. Dadas mis conocidas inquietudes artísticas, he estado pensando cómo podría ser mi contribución al Séptimo Arte. Así que estoy escribiendo el guión de un corto, que podría ser una especie de western casero. He tomado también algunas imágenes para que me digáis qué os parece, si tengo aptitudes artísticas, digo. En esta escena podría decir algo así como "yo de ti no lo haría forastero", o "este sofá es demasiado pequeño para los dos". Pero necesito un partenaire. He pensado en B., el pequeño yorkshire de la vecina del bajo, con el que he tenido ya algún encontronazo, por pesado. Su ama lo "echaba" con otras perras con pedigree, y decía que tenía hasta 22 vástagos el perrito. Pero este año, con la crisis, no lo lleva de excursión sexual, y se lo ve todo el tiempo gruñendo y con las orejas de punta, el pobre. Así que he pensado invitarlo en el papel de malvado rijoso. Estoy muy ilusionada con el trabajo, aunque quizás ya estoy un poco mayor para llegar a ser una estrella del celuloide. ¡Pero lo bien que me lo paso! Guau.
Por cierto, tengo una nueva seguidora, Abuela Cyber, de Uruguay ¡Bienvenida, amiga!




sábado, 28 de agosto de 2010

ARTE MODERNO






JM está que no hay quien le tosa desde que acabó su último cuadro. Estuvo casi una tarde entera buscando el lugar adecuado según él para colgarlo, y estaba hace poco comentándole a L. un artículo de una revista sobre un famoso artista italiano, Maurizio Cattelan. JM decía que él mismo consideraba el arte como belleza, y que el arte y la sabiduría han de estar unidos. Se permitió incluso citar a Andrei Tarkovsky quien decía que lo bello queda oculto a los ojos de aquellos que no buscan la verdad. Todo este discurso era para criticar al tal Cattelan, a quien JM considera un experto en marketing y en hacerse millonario mediante el socorrido expediente de épater le bourgeois. Llama a sus creaciones "cosas" reconociendo su vaciedad de sentido, y confiesa que no sabe ni pintar ni esculpir, y que las encarga a terceros, y luego las vende por su peso en oro. En el mismo artículo había una foto de la obra Fontaine de Marcel Duchamp, y deslicé como el que no quiere la cosa por la foto a ver si JM decía algo al respecto. L. había comenzado ya a parpadear, y JM dijo que el caso de Duchamp era distinto, pues en su obra, siendo provocadora para su época, existía una innegable fuerza metafórica. Yo ya empezaba a perderme, y decidí pasar a la acción, que es lo mío. Así que corrí al cuarto de baño, y me subí al bidé dispuesta a hacer una performance en homenaje a Duchamp (con gran enfado de JM, que me parece ya un poco "antiguo"). Pero no se me ocurre ningún título para ella; a ver si vosotras, queridas amigas, me podéis dar una ideita. Guau.

sábado, 21 de agosto de 2010

DESCUBIERTA






No, por mucho que me esconda me han descubierto. L. se ha enterado de que tengo un blog, porque JM lo anexó al suyo, y allí lo vio. A JM no le importó mucho cuando se enteró, ni se sorprendió demasiado (en su profesión parece curado de espanto), aunque me ha restringido el acceso a las páginas caninas, y sé que mira de reojo mi contador de visitas comparándolo con el de su blog. Pero con L. ha sido distinto. Le dijo a JM que era culpa suya por tratarme como una persona, y que si la perra era tan lista debía matricularme para que me sacara el graduado escolar. Y luego le mandó la dirección de mi blog a sus familiares. Su hermana me ha escrito aconsejándome que me porte mejor, que no ladre a las visitas, y que no me suba a las camas y el sofá, y sé... que me siguen de cerca.
Ahora estoy confusa y no sé qué hacer; no sé si pasarme a la clandestinidad, y dejar correr las cosas un tiempo, o bien, hacer autocrítica y confesar públicamente mis errores (¿dónde he escuchado esto?). Lo del graduado escolar no lo veo viable, pues he tecleado en google "graduado escolar para perritas", y no he obtenido ningún resultado (bueno, en un sitio pedían que se exigiera el graduado escolar a los dueños de algunos perros), así que tendré que seguir siendo "autodidacta". De lo de portarme mejor, debería intentarlo, aunque lo de lo de no subirme al sofá, me parece imposible, pues, entonces, no sería yo misma, la Quequi. ¿Tiene sentido seguir con el blog?¿qué pensáis, queridas amigas? No me gustaría dejarlo... sea como sea, ¡sed todos bienvenidos! Guau.

sábado, 14 de agosto de 2010

DE LA PELU















He tenido una semanita bastante ajetreada por cuestiones de estética. V. decidió llevarme a pelar. Yo, como siempre, me porté bien (debo resaltar mi buen comportamiento por hechos recientes que os contaré en próximas entradas): dejé que esa humana del extraño pelo rojizo me repasara con su máquina de trasquilar, que me restregara con champú, y me lavara, e incluso que me pusiera una especie de moñito. A otros congéneres míos tiene que atarlos, y ponerles un bozal para que no la muerdan. JM había insistido mucho en que no me raparan como a una "ratita", pero V. no estaba muy contenta con el resultado final, pues decía que me habían dejado pelos muy largos por algunas partes. Así que, mientras JM me hacía unas fotos (L. hizo su comentario irónico habitual preguntádole a JM si me estaba haciendo un book) -aunque yo estaba nerviosita y no estaba quieta-, V. decidió llevarme de nuevo a la "pelu" al día siguiente. Allí me dieron otros recortes que parecieron contentar de momento a V. Digo de momento, porque al día siguiente la veo acercarse a mí tijeras en mano, para recortarme algunos pelitos que no le gustaban... Vino JM, y esperaba que él pusiera las cosas en su sitio. Pero no imagináis cuál fue mi sorpresa cuando ¡él también cogió las tijeras para cortarme unos nuditos que tenía en las piernas!¡Es increíble!¿es que todos han descubierto una afición desconocida por la peluquería, y quieren hacer prácticas conmigo?


Por mi parte, sigo prefiriendo mi aspecto desaliñado de costumbre, un poco a lo "camionera", y que no me hagan al final algún "trasquilón", y acabe como el hijo de una antigua vecina de V., que se puso a pelarlo por su cuenta, y al final tuvo que llevarlo corriendo al barbero con la cabeza cubierta con una toalla de las calvas que le había dejado. Guau.







sábado, 7 de agosto de 2010

CAVE CANEM (Enfadada)






Me he enfadado mucho al acordarme de lo que se dice por aquí de que las calles están muy sucias por culpa de los canes. No, señor, no hay que echarle la culpa a los perros, sino a algunos de sus amos humanos. ¿Qué les cuesta llevarse una bolsita como JM, y recoger las caquitas? ¿es que hay epidemia de lumbago? ¿acaso asocian las caquitas con la famosa pastilla de jabón? ¿No quieren por un casual que lo vea el vecino recogiendo cositas de perros? Hay gente pa tó, que dijo un humano torero. Pero siempre se puede rizar el rizo del despropósito; el otro día vi un caso particularmente sangrante. Había un tipo que recogía las cositas de su perro en una bolsita; hasta ahí todo normal, pero luego... ¡no va el tío con la bolsa y la tira entre el bordillo de la acera y la rueda de un coche aparcado! ¡tío guarro, qué quieres, que dé el coche marcha atrás y le salpique los tobillos a alguna señora de...! bueno, no quiero entrar en detalles escatológicos. Y luego el tipo nos miró como si nada, el tío vaina (y no de Chéjov), vamos, un auténtico chufla gaditano... Lo peor es que saltó viento de levante, y, al volver a pasar al cabo de un rato por allí, vimos que la bolsa había terminado... dos calles más abajo. Prefiero no imaginar dónde terminó. Como dicen que el criminal siempre vuelve al lugar del crimen, espero que se le pegara a la pierna la bolsa al tío clufla ese.
P.D.: Aquí me veis con mi juguete favorito, un erizo que me trajo hace unos veranos JM de Oviedo, aunque V., la madre de JM, lo llama "demonio". Este erizo asturiano es muy resistente, y, por más que lo muerdo y remuerdo, sigue ahí incólume (menos mal que no pincha).
Y para que veáis que no todo es enfado, quiero mandar un saludito a dos seguidoras mías de vacaciones, Aurora y Olimpia, y desearos a todas un feliz descanso veraniego. Guau.

sábado, 31 de julio de 2010

PIRATAS DE CÁDIZ






Otro de los sitios peligrosos por los que ando ahora con JM es el del que os voy a hablar hoy, el callejón de los piratas. L. le dijo a JM que no fuera por allí conmigo porque siempre había perracos sueltos, y nos podían atacar. Aunque JM, que está últimamente de un valor suicida (sólo le falta salir a la calle con una de esas cintas que se ponían en la cabeza los kamikazes japoneses antes del vuelo final), no hace otra cosa que llevarme todos los días por ahí. Y la verdad es que no he encontrado nunca un perro en dicho callejón, y tampoco piratas. Lo de los perros puedo entenderlo, pues tengo entendido que las mascotas de los piratas eran loros y cacatúas. Nunca he visto un pirata en la tele con un perro, ni siquiera de aguas. El que no estén los piratas también lo comprendo, pues estarán trabajando por ahí (si estuvieran en Cádiz, estarían parados, seguro). Lo único que está claro es que se trata de un callejón muy solitario y abandonado, de modo que, cuando paso por ahí me dan ganas de hacer cositas. Ya sabéis, agacho los cuartos traseros, arqueo un poco el lomito, y "toma -pienso entonces-, pa los piratas". No debo ser la única, porque, ayer, al pasar por allí, vimos que habían instalado unos urinarios de ésos portátiles para humanos ¡Qué humillación para los piratas! No me gustaría estar por allí si vuelven. Pero a ver cómo se lo digo a JM... Guau.
¡Qué bien! tengo una nueva seguidora, que se llama Paloma. Sé bienvenida.

miércoles, 28 de julio de 2010

MÁS ENVIDIA COCHINA: Bacalao al pil pil






¡Qué dura puede llegar a ser la vida para alguien como yo! JM invitó a L. a un conocido restaurante vasco de Cádiz para celebrar su nuevo destino laboral, y comieron esto que veis, y que se llama bacalao al pil pil. Me puse tan nerviosita cuando vi la foto que empecé a dar vueltas sobre mí misma, y casi tiro el portátil al suelo. ¿Pero no creéis que es para menos? ¿Os imagináis ese jugoso bacalao deshaciéndose en finas láminas en la boca de uno (o mejor, una), y esa salsita emulsionada, prodigio de la evolución humana (ésta sí que me parece una prueba de la superioridad del homo sapiens, y no lo del coche eléctrico) de la que me relamería hasta el último gramito? ¿Tengo o no tengo razón para sufrir como sufro? Aun así, hubo algo que me desconcertó. Escuché a JM decir que en su instituto había mucho pil, y que eso no era bueno para los alumnos ¿Cómo que no va a ser bueno para los alumnos -pensé-, es que acaso les dan el bacalao salado? ¿Ha perdido el juicio JM? ¡Llévame a tu insti, JM, por favor, aunque sea sólo para oler desde fuera el pil que hay dentro! Decía que los alumnos con pil acababan siendo víctimas del fracaso escolar en un sistema que lo que hace es darles una patada para arriba, y que habría que buscarles otros itinerarios escolares desde el principio. Yo no entendía esa jerga, pero si yo fuera un alumno no me importaría nada de eso, a cambio de poder disfrutar de un buen pil pil... Bueno, al final acabé enterándome de que pil significa que pasa de curso Por Imperativo Legal, después de haber repetido, independientemente de las asignaturas suspendidas ¡Acabáramos! ¡Cómo para no confundirse!
¡Viva de todos modos el pil pil! y a ver si alguna vez me cae un cachito... Guau.

sábado, 24 de julio de 2010

EL REGRESO DE LOS ANTEDILUVIANOS






Comentaba en la última entrada que, a raíz del trastorno de las obras, hemos tenido que alterar nuestra rutina de paseos, e internarnos por rutas altamente peligrosas. Ahora os cuento el primer incidente. Fue en el parque Genovés, donde JM decidió que nos internáramos, recorriendo sus sinuosas veredas. Todo iba bien, y yo me dedicaba a buscar esos olores acres y fuertes que tanto me atraen, y a dejar algunas "gotitas", como señal de que yo también estuve allí, cómo no. Hasta que se me erizó el pelo de espanto en una esquina. ¡Horror!¡estaban allí, habían vuelto... los antediluvianos que había visto hace tiempo en la Plaza de la Catedral! Eran incluso más terroríficos allí, mezclados entre la maleza semitropical, como si hubieran convertido el Genovés en el nuevo Jurassic Park ¿Serían estos bichos los extras de una nueva secuela? Lo único cierto es que me provocaron la misma sensación de terror. Empecé a tirar en dirección contraria, pero JM se empeñó en pasar al lado de estos monstruos a pesar de mis gemidos (no lo creía tan valiente, la verdad sea dicha; se decía que un hombre nunca es un héroe para su ayuda de cámara, así que imaginaos para su perro...). Según ese playboy canino del Encantador de Perros JM debe actuar como el líder de la manada (aunque cuando lo escucho hablar con L. no tengo en absoluto esa impresión), y ese día sí lo fue. Lo que más cangüelo me dio fue comprobar que estos seres ¡se habían reproducido! Quizás el buen clima de Cádiz favorezca el apareamiento; sea como sea, evitaré, si puedo, pasearme por el parque Genovés hasta que no lo fumiguen. Guau.

miércoles, 21 de julio de 2010

SIN PASEÍTO






Últimamente ha ocurrido algo que ha alterado considerablemente mi rutina diaria: Es algo que los humanos llaman "obras". Creo que las han inventado para fustigarse y amargarse la vida a sí mismos. He llegado incluso a pensar que cuando Yahvé expulsó del Paraíso al humano Adán, y le dijo "te ganarás el pan con el sudor de la frente", lo que hizo fue mandarlo a una obra (y a Eva, de paso, a pasearse constantemente delante de ella, para ser piropeada toscamente por los obreros -que como además, al parecer, sólo llevaba una hoja de parra, no quiero ni imaginar lo que le dirían-).
El hecho es que están haciendo una obra por mi itinerario normal de paseo, es decir, gran parte del Campo del Sur. JM dice que es cosa del plan E de ZP. Yo, la verdad, es que con tantas letras me hago ya un lío y lo único que sé es que no puedo pasear por donde yo estaba acostumbrada. Esto nos ha obligado a JM y a mí a buscar senderos alternativos, y, como no hay mal que por bien no venga, ahora damos paseos incluso más largos, aunque hayamos tenido que pasar por sitios realmente peligrosos, tal como os contaré en próximas entradas.
No entiendo por qué los humanos ponen un signo de admiración delante de la obra, como si hubiera algo de lo que sorprenderse ¡todo Cádiz está en obras! Han llegado incluso a poner otra justo delante de la casa de V., donde han cavado unos túneles y están todo el día unos señores muy morenos destrozándoles los tímpanos con sus martillos neumáticos a los pobres vecinos. Lo que me ha llamado más la atención, sin embargo, es su manera de hablar. Cuando pasa por delante de ellos una humana de aspecto saludable emiten unos extraños sonidos guturales que no he podido identificar ni siquiera con ninguno de los dialectos caninos que conozco (hubo quien dijo que el piropo es un madrigal de urgencia, pero lo de estos señores me parece que no llega ni a berrea). En fin, paciencia, y a esperar que se vayan pronto...a otra parte. Guau.

sábado, 17 de julio de 2010

5O ENTRADAS






Ésta es mi quincuagésima entrada, que diría imitando a JM. ¡Uf! Parece mentira, cuando en enero pasado abrí el blog, que pudiera llegar hasta esta consolidación bloguera. Aquí me veis, pues, con aire entre modesto y sorprendido. No es para menos: La humildad no la he perdido, pero 50 son 50. Hay números importantes: ahí tenéis el Uno, U2, los 3 Suramericanos, los 4 Jinetes del Apocalipsis, los 5, los 6 toros 6, los 7 Magníficos o los 7 contra Tebas, los 8 días de Oro del Corte Inglés, los 9 del 02, los 10 negritos, los 11 que eligen tristemente los asesinos terroristas, los 12 Apóstoles, los 13 de la Fama, etc. Bueno, para qué seguir... hasta llegar al 50. Es además un número que da suerte a algunos blogueros amigos... aunque yo sólo soy una pobre perrita. En todo caso, todo esto no hubiera sido posible, sin vuestros ánimos y comentarios, queridos amigas y amigas que estáis ahí leyendo mis entraditas. Espero seguir contando con vuestra presencia. Yo procuraré no defraudaros. Muy cariñosos guaus.

miércoles, 14 de julio de 2010

PERRO DE TROYA (El enemigo en casa)






Os comenté hace un par de entradas mi alegría por la vuelta a casa de JM y L., pero también os decía que la felicidad no es completa. Y aquí tenéis la razón de ello: el peluche que le regalaron a L. estando todavía en el hospital, y que se trajo a casa. Este infecto muñeco hace gracietas diversas. Si le acaricias el mentón se pone a jadear, a ladrar y a hacer como que escarba el suelo; si le tocas una pata, ladra y levanta la otra, y si le acaricias la cabeza se agita y emite ladridos lastimeros y pelotas. Absolutamente despreciable.
El primer día, A. me lo puse delante de las narices para ver lo que hacía, y yo preferí despreciarlo olímpicamente, y saltar sobre las rodillas de JM.
Últimamente, empero, se lo enseñan a todas las visitas, y a éstas les hace mucha gracia el dichoso engendro infernal, y me ignoran completamente, por mucho que ladre (mi único consuelo ha sido que hace unos días vino la pequeña C., sobrina de L., y revoleó este bicho, arrancándole su collar). Es por eso, pues, que estoy cada vez más preocupada, pues pensándolo fríamente este monstruito no deja de tener ciertas ventajas sobre mí:
1) Está siempre quieto y callado, a menos que se lo toque. No hay, por tanto, que sacarlo a pasear, ni estar pendiente de que ladre a las visitas.
2) No sale a la terraza ni a la calle a hacer sus cositas. Es que no las hace, vamos. Las mías sí que hay que recogerlas (Yo misma lo haría si pudiera, pero, curiosamente, me apaño mejor con las tecnologías humanas más avanzadas que con las más simples: Para escribir en el portátil, por ejemplo, no tengo más que apoyarme sobre mis patitas traseras y escribo con las delanteras -no uso todos los dedos o uñas, como hace JM, pero también he visto a otros humanos que escriben con dos dedos-. No me sería posible, empero, manejar algo tan simple como una escoba y un escogedor... contradicciones de la técnica).
3) No hay que llevarlo nunca al veterinario, ni vacunarlo, ni cuidarlo si se pone enfermo, pues ni siente ni padece.
Es por todas estas razones por las que estoy muy mosqueada, y he llegado a pensar si no podría ser en un momento dado sustituida por...eso. Quizás vosotros, queridos amigos y amigas, tengáis algún consejo que darme para hacerme valer. Os lo agradecería inmensamente. Guau.

sábado, 10 de julio de 2010

PIEL DE PLAYA






Salí ayer de paseo con JM por los Callejones, en el barrio de la Viña. Allí nos llamó mucho la atención a los dos un cartel que decía: "Se alquila piso a piel de playa julio y agosto", y se daba un número de móvil. En el acto, mi latente espíritu de sabueso se despertó y me puse a hacer algunas conjeturas sobre el cartel de marras. Dado lo difícil que es encontrar un piso en Cádiz para julio y agosto pensé que el sentido de este anuncio era que la gente llamara a ese número para felicitar al tal Piel de Playa.
Mi segunda elucubración fue sobre la identidad de Piel de Playa. Enseguida pensé en los Pieles Rojas del Lejano Oeste, y en sus nombres parlantes, alusivos a alguna semejanza zoomórfica, como Toro Sentado, Caballo Loco, o a alguna peripecia biográfica, como el famoso Goma Rota. Deduje, pues, que Piel de Playa debe de ser un Gran Jefe, predestinado por su nombre a venir a Cádiz de veraneo, ya que en los westerns veo que viven los indios en desiertos y otros lugares inhóspitos lejos del mar.
Llegada a este punto, quisiera darle a Piel de Playa algunos consejitos si me lee:
1) Si viene a la Caleta, como es de rigor, que no se traiga el quipi o tienda india, pues en la playa hay poco sitio y tendría que pelearse con las "marías". Lo mejor sería una toalla y una sombrillita.
2)Y si no quiere hacerme caso, que no se olvide de las pinturas de guerra.
3) Que se vaya olvidando del tomahawk, y se vaya acostumbrando al "tomaotra" en los chiringuitos habilitados al efecto.
4) Que no se traiga muchas plumas, no sea que lo vayan a confundir, o que lo breen algunos graciosos cuando esté durmiendo la siesta playera.
5) Si le gusta el agua de fuego, le aconsejo que se acerque a esos que van a la playa con las neveritas, que no sirven, precisamente, para el transporte de órganos, y seguro que lo convidan.
6) Si se pone contentito, le ruego que no se le ocurra ponerse a bailar, no sea que interprete, por error, la Danza de la Lluvia, y lo linchen colgándolo de una farola.
Creo que con estos consejitos podrá disfrutar del verano gaditano. Jau. Guau.

miércoles, 7 de julio de 2010

ON THE BLOG AGAIN






Aquí me véis luciendo en tonos púrpura señoriales, pero la ocasión lo merece: JM y L. han vuelto por fin a casa. Aunque la felicidad no es completa, por algo que os contaré próximamente, y que me afecta a mí. Algunos de los días que estuvo JM en el hospital hacía cortas escapaditas, turnándose con A., para vernos a V. y a mí, y para darme un paseíto, lo que pienso que era muy relajante para los dos. He vuelto como estáis comprobando a los mandos del portátil, y os prometo un verano lleno de entradas y curiosidades, que aquí en Cádiz nunca faltan. Me he entretenido, además, organizando las entradas en etiquetas que espero que os gusten y os faciliten la lectura de este blog perruno. Pero tengo ya muy cansadas las patitas de tanto teclear, así que me voy a descansar un ratito.
Quiero agradeceros mucho a Campoazul, Maile, Grandolina, Olimpia y Aurora por estar ahí con vuestros comentarios y vuestros ánimos.
Bueno, además tengo una nueva seguidora, Nora, otra perrita que se ha abierto su blog. Bienvenida, amiga, y ánimo. Dog power. Guau.

miércoles, 30 de junio de 2010

VACACIONES FORZOSAS

Creo que ya tengo un nivelito de inglés para traducir esta conversación entre congéneres que encontré casualmente pateando por internet. Uno le dice al otro: "Tuve mi propio blog una temporada, pero decidí regresar al mero ladrido insensato e incesante". Yo voy a tener que hacer lo mismo, pero no por gusto o por falta de cosas que decir, sino por fuerza mayor. Hoy, en unas horas, ingresan a L. en el hospital y JM se va con ella, y se queda A. Espero que todo vaya bien, y que JM y L. vuelvan pronto. A mí me toca quedarme en casa de V. no sé cuántos días. Allí no hay ni portátil ni internet, por lo que no podré estar con vosotros una temporadita. Pero volveré, como dijeron Mc Arthur y Terminator. Iré pensando mientras algunas entraditas. No me olvidéis.










sábado, 26 de junio de 2010

MI CASA






A L. se le ocurrió hace algún tiempo comprar unas letras de cerámica, y pegarlas en la terraza, donde formaban la leyenda VILLA KEKY. Esto me llenó de orgullo y alegría (de hecho di unas cuantas volteretas), pero también me dió que pensar. ¿Quequi o Keki? Como no soy batasunera (aunque sea animal e irracional), ni tengo móvil para mandar mensajes con K como los humanos jóvenes, prefiero ser Quequi, la de siempre, la misma que viste y ladra.
Desafortunadamente, estas letras se pusieron con pegolán, y se despegaron con el sol. Pero anteayer el pintor que está viniendo a casa las volvió a colocar con cemento tras picar la pared. Dice que ya no se caerán ¡Qué bien! Me gustaría poder invitaros a mi casa (ahora ya no hay duda posible), y que os sentarais conmigo en el sofá. Ladro un poco cuando alguien llega a casa, pero luego soy muy buena. Besitos.

miércoles, 23 de junio de 2010

AL SOL












Ha llegado oficialmente el verano. Yo, sin embargo, no espero la llegada de la estación estival para tomar el sol, sino que aprovecho cualquier rayito del astro rey que apunte en la terraza para tumbarme a la bartola o subirme a una silla, lo que me encanta. Los humanos hacen lo mismo, y van a la playa a ponerse morenos, es decir, a quemarse la epidermis. Me gustaría ir alguna vez allí, aunque, por lo visto, está prohibido para los perros. No entiendo muy bien por qué. Seguro que habrá humanos que molesten más que mis congéneres, con sus gritos, sus pelotas, raquetas y la arena que se tiran. Tras estar un rato al sol, y cuando ya estoy con la lengua afuera de calor, me voy a dentro y me tumbo sobre el suelo de mármol a absorber su fresquito. No diréis que esto es una vida perra.
Incluso a veces me traigo a la terraza alguna de las cosas que siso al descuido, como las que veo en mis paseos que llevan los humanos a la playa. Imagino que un paquete de kleenex a medio terminar será también muy útil en la playa. L. ha comprado una sombrilla en el Corte Inglés y la traen la semana que viene, para ponerla sobre la mesa de jardín de la terraza, así que mi aditamento playero estará más completo. Espero no daros mucha envidia, amigos, y que vayais sobrellevando el calor con algún refresquito.

sábado, 19 de junio de 2010

ESTE TECHO INTRANQUILO DE GAVIOTAS












Las gaviotas son unos animales extraños e inquietantes. Vi hace poco una película en que éstas atacaban de pronto a los humanos, y no me extrañaría que esto sucediera: La verdad es que impresiona verlas sobrevolarte con sus alas desplegadas, y ese peculiar chirrido que emiten, que recuerda a veces el llanto de un bebé. De vez en cuando, algunas se posan en el petril de la terraza de JM, y yo salgo corriendo a ladrarles; entonces, retoman el vuelo con parsimonia, moviendo lentamente sus alas, y pienso para mí: "eres una loca, Quequi, si uno de estos bichos te diera un picotazo, te ibas a enterar".


En una ocasión, pude asistir a un curioso espectáculo con JM. Vimos dos gaviotas que caminaban juntas de un lado para otro, como si fueran la Guardia de Su Majestad the Queen (voy probando ya un poquito con el inglés).


Una de ellas iba emitiendo graznidos, como si estuviera enfadada, y me recordó alguna de esas parejas de humanos que he visto en mis paseos, en la que uno discute, y el otro va callado. ¿Por qué harían eso? Iban de un lado a otro mecánicamente, hasta que se acercó un tercero, que se llevó unos buenos picotazos. Me acordé entonces de uno de esos refranes humanos: "Entre marido y mujer ni la pezuña has de meter", o algo así. Entonces, se me ocurrió que quizás fuera una ceremonia de cortejo. Al poco, una de las gaviotas empezó a tirarle de la cola a la otra. "La impaciencia no es exclusiva de los humanos", pensé. Y recordé que hay algunos que suelen hacer lo mismo en lugares llamados discotecas, u otros, dirigiéndose insistentemente a las humanas. L. los llama "pulpos" o "buitres", aunque no entiendo muy bien por qué, e incluso a alguien particularmente pesado, le ha obsequiado con el nombre de "cóndor".
En fin, la gaviota acosada acabó emprendiendo el vuelo, y dejando a la otra con un palmo de pico. Creo que en estos casos, tanto la gaviota como el humano lo intentan con otra. A mí estas cosas me aburren, y, por tanto, me voy a echar una cabezadita. Hasta pronto.




miércoles, 16 de junio de 2010

LA VOZ DE SU AMO






Aquí me veis con JM, que está contento porque ha recibido hace poco la noticia de que el curso que viene irá al centro de trabajo que había solicitado. Estuvo ayer allí para presentarse, y hoy le contaba a L. que le han llamado de ese centro para ofrecerle dar clases, aparte de francés, de esas lenguas llamadas muertas que estudió en la Universidad, que parece que es un lugar al que van los humanos muy listos. En su anterior centro hubo épocas en que lo pasó bastante mal, e incluso estuvo unos meses sin ir a trabajar, enfermo. Yo no me separaba de él un solo momento, lo que sorprendía mucho a L. Pero, afortunadamente, volvió poco a poco a ser el mismo de siempre, incluso más "cañero".
Bueno, no todo es felicidad, pues JM está también preocupado porque van a operar, parece que a finales de mes a L. Operar significa que llevan a un humano, en vez de la clínica veterinaria como a mí, a un sitio muy grande llamado hospital, donde debe estar en una habitación como una semana. Por lo visto, no podré ir de visita, y tendré que estar en casa de V. Confío en que todo vaya sin problemas para L., y espero, al menos, que JM pueda venir a verme y dar juntos un paseíto.
Yo también estoy muy contenta porque tengo nuevos seguidores: unos son un grupo de perros de Tenerife que escriben en un blog creado por una simpática humana, Nikki, (Tenerife dogs), creado para ayudar a los perros abandonados. El problema es que escriben en inglés, y me he puesto a estudiar este idioma por internet para poder leerlo y comentarlo (no creáis que es fácil, a mi edad); otros forman un segundo grupo de congéneres que escriben en otro blog, Aventuras a cuatro patas. ¡Fantástico! ¡un guau de bienvenida a todos!

viernes, 11 de junio de 2010

LOS GATOS DEL PARQUE GENOVÉS












El parque Genovés es el único gran parque que existe en el casco antiguo de Cádiz, y allí vive una colonia de gatos que definí en una entrada reciente como "ricos" frente a los del Campo del Sur. En mis paseos con JM los veo corretear de un lado a otro detrás de las rejas del parque, y tienen bastante mejor aspecto que sus pobres hermanitos de los bloques. Pienso que es porque comen más. Una vez vi a uno inmóvil muy atento a un pajarito que estaba sobre una rama, y pensé: "¡Pobre pajarito, como se descuide, no quedan ni las plumas!" En otra ocasión divisé a una paloma sentada sobre el pretil bajo exterior a estas rejas. Permanecía quieta e indiferente a la gente que pasaba, señal inequívoca de que estaba próxima a morir (extraña dignidad esta la de estas aves en su hora final). En todo caso, se mantenía apartada del interior del parque, pues sabía seguramente lo que le esperaría si se acercaba más.


Vivir en el parque, empero, no deja de tener sus incovenientes y peligros, pues durante gran parte del día está abierto, y, subsiguientemente, lleno de niños, que ya sabemos cómo pueden llegar a ser... No hace mucho detuvieron a unos menores que habían cogido a los patos que vivían en un estanque del parque, y los habían matado salvajemente. A uno lo recluyeron. Se lo merecía: no entiendo esa crueldad inútil de los humanos, que me hace siempre desconfiar de ellos. Muchos no son capaces de ponerse en el lugar del otro, aunque sea un patito.
Hay humanos buenos, cómo no, que les dejan a veces comida junto a las rejas. Cerca de ellas, y bajo un árbol he visto hace poco a un gatito chico, y me pareció la viva imagen de la inocencia, indefensa aunque confiada de estar donde debía estar. Hay pequeños paraísos, o anticipos del paraíso, más cerca de donde podemos imaginar.






miércoles, 9 de junio de 2010

CONCIERTO PARA PERROS









Laurie Anderson celebró ayer su 63º cumpleaños realizando uno de sus sueños: ofrecer un concierto para perros. La artista experimental sirvió un curioso cóctel melódico frente a la ópera de Sidney (Australia). Durante 20 minutos, combinó sonidos solo perceptibles para el oído de los perros ejecutados con silbatos y aparatos electrónicos, con notas extraídas de instrumentos de viento y cuerda. La división de las gradas en áreas reservadas para perros grandes, medianos y pequeños ayudó a mantener la fiesta en paz. «No sabemos qué tipo de música les gusta a los perros», dijo divertida Anderson. Aunque alentó con energía a los canes, no arrancó ningún movimiento de cadera o de pata del público. Solo hubo algunos aullidos y ladridos difíciles de clasificar. El concierto fue una de las curiosidades del Vivid Live Arts Festival, organizado por Anderson y su marido Lou Reed, rockero de The Velvet Underground.
(Fuente: elperiodico.es, 6/6/10)
Ciertamente, los humanos no dejan de sorprenderme con sus cosas. Se ve que no nos entienden. JM es muy aficionado a la música llamada clásica y casi siempre tiene puesta esa música en la radio o el ordenador. Yo me siento a su lado en el sofá y disfruto también con ella, pues es muy tranquilita y me deja frita (eso sí, si escucho a alguien por el rellano, salgo a ladrarle tras la puerta, menuda soy). Pienso que, en vez de organizar conciertos para perros, deberían dejarnos ir a los conciertos que hacen para los humanos mismos. Es una injusticia ¿No es un perrito escuchando una gramola el símbolo de una casa de discos? Lo que nunca ha dejado de alterarme es la músiquita de arranque del Windows, que siempre me sobresalta. En fin, ¡claro que la Sra. Anderson no sabe qué música le gusta a los perros! No hay más que ver la cara de mi congénere de la foto, que no parece sino buscar la salida... o el árbol más próximo.

sábado, 5 de junio de 2010

ENVIDIA COCHINA: Bife argentino






Sentía un poco de pena por JM cuando lo ví un poco enfermo tras salir este pasado fin de semana. La pena, sin embargo, ha desaparecido cuando he visto las fotos que hizo de lo que comió, y se ha transformado en envidia, en envidia cochina. Bife argentino es el nombre de esa carne tan jugosita y tan rica que veis. (Me temo que esta entrada va a ser particularmente corta, ya que no hago más que relamerme mientras tecleo estas líneas, y me preocupa manchar el teclado). Estuvo JM, al parecer, en un restaurante argentino y pidió este plato que, según creo, no es nada barato. Estas cosas no las puede comer en casa, pues L. le habla de un dichoso Colesterol que va a volver (aunque yo no lo he visto nunca, y, la verdad sea dicha, me está cayendo antipático, así que se prepare si viene). ¿Podré yo probar alguna vez alguna de estas carnes tan buenas? Resulta que hay, incluso, hasta varias maneras de comerlas. JM la pidió, como contaba a L. con un punto de sorna, "en su punto", mientras que otros la pidieron "poco hecha". ¿Cómo me gustaría a mí más? Pero todo esto que pienso no es más que soñar despierta, y me parece que voy a tener que seguir esperando al lado de la mesa, con gemiditos y ojos de cordero degollado, a ver si se les mueve el alma de darme algún cachito de la rica comida humana.

miércoles, 2 de junio de 2010

SOLITA






Este fin de semana pasado me han dejado solita, sobre todo JM. El viernes por la noche se fue a una cena de despedida de sus alumnos de bachillerato, y volvió un poco tarde. Pero lo peor fue el sábado, que fue a la "despedida de soltero" de su hermano O., que se casa en breve. Sé que los humanos son muy aficionados a los ritos y ceremonias, y parece que ésa es una ocasión muy importante. Lo cierto es que me quedé sola con L. en casa. Si no hubiera estado ella tampoco, habría podido encender el portátil y navegar un poco, pero temí que me descubrieran, así que me quedé tumbada junto a la puerta de entrada, gimiendo porque tardaba JM.
Efectivamente, regresó bastante más tarde que la noche anterior, y, cosa curiosa, se levantó medio dormida L. para preguntarle si había estado bien, y si había habido alguna chica. Me sorprendió por dos motivos: primero, porque cuando llega tarde JM a casa (lo que ocurre muy raramente), éste se va a dormir al "cuartito" de invitados para no despertar a L., que ni se entera ni se levanta en tales ocasiones; y segundo, porque le preguntó si había habido alguna chica, y esto me extrañó sobremanera, pues tenía entendido que estas despedidas de soltero eran reuniones de hombres solos... JM respondió con monosílabos (pues no parecía muy hablador) que "sí" y que "no" respectivamente. Sea como sea, JM había vuelto por fin a casa, y ya todo estaba en orden por fin. Además, me dejó quedarme en el cuartito con él ¿Qué más puedo pedir?
El día siguiente, JM parecía un poco enfermo ("resacoso", decía L.), y, para colmo de males, vino una hermana de L. con su hija pequeñita C. A mí los niños me desconciertan un poco, pues no sé si se me acercan para hacerme una caricia o para darme un manotazo; y, encima, le decían: "C. mira el bobo, el bobo". Hasta ahí podíamos llegar, oiga, insultos, no; y además que soy perrita, a mucha honra;, así que estuve ladrándoles a todos un buen rato.
Bueno, la felicidad nunca es completa, pero, al menos, no estaba solita.
Por cierto, tengo una nueva seguidora, Grandolina, de Burgos, ¡Bienvenida!

sábado, 29 de mayo de 2010

LOS GATOS DEL CAMPO DEL SUR






El Campo del Sur, para los que no seáis de Cádiz, es una especie de paseo marítimo que discurre desde la entrada de la ciudad vieja hasta la playa de la Caleta, esa que provoca tantos desgarros, quejidos y golpes de pecho en los humanos gaditanos en Carnaval. Es por allí por donde me saca a pasear JM, y quiero contaros algo sobre algunos de sus más curiosos habitantes: los gatos. Éstos viven entre los bloques de hormigón que colocan los humanos para proteger las murallas de los embates oceánicos. Su fuente de alimentación me resulta un misterio, pues no pescan con caña como muchos humanos que se tiran allí las horas muertas, ni me los imagino zambulléndose en al agua como veo hacer a las gaviotas. En mis paseos veo a veces a algunas humanas que dejan restos de comida sobre el pretil de las murallas, y a alguna de ellas la he contemplado, incluso, espantando con un trapo a las gaviotas que acudían al festín. Hay algún minimo que cruza la carretera y se pone todo quieto a esperar bajo un balcón, del que barrunto que alguna vez le han tirado algún bocado.
Me dan un poco de pena estos gatitos, no porque me resulten especialmente simpáticos, sino por su aspecto enfermizo y erizado. Alguno parece como si hubiera metido una patita en un enchufe y se hubiera chamuscado. Desde luego no es un lugar muy acogedor aquel en que viven, y a muchos los veo entrar y salir de debajo de los coches aparcados, tan rápido que no me da tiempo de decirles ni 'guau' cuando pasan raudos a mi lado. Creo que hacen esto por prevención frente a los humanos niños, que pueden ser particularmente salvajes con los pobres animalitos.
Otro día os hablaré de los gatos del parque Genovés, que son como los parientes ricos.