SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

domingo, 22 de diciembre de 2013

¡NECESITA SER ADOPTADA!






Ayer, paseando por el Campo del Sur, en Cádiz, encontramos una perrita perdida, o abandonada, que cruzaba la carretera a riesgo de ser atropellada; no quiso acercarse a L., pero dejó que JM la cogiera, y se pegó a él temblorosa. Preguntamos por el vecindario, pero nadie sabía dar señas de su dueño. Es una perra ya no joven, pero muy bonita, limpia y bien cuidada, acostumbrada al trato humano. No quería que JM la soltara, y se la notaba asustada. Llamamos a la policía local, y se la llevaron para poder localizar el microchip, aunque JM era un poco pesimista al respecto, ya que no se lo encontró manualmente. Efectivamente, nos pusimos en contacto más tarde con la policía, y nos dijeron que no le encontraban el microchip. Esa misma tarde tarde nos dijeron que venían a recogerla de una empresa de Jerez, La Cartuja Gesser, en la que contaban con mejores detectores, y donde la guardarían un tiempo, por si alguien la reclamaba, entregándola en su caso desparasitada, con su microchip y la documentación necesaria. El teléfono del centro es el 956156610, por si alguno de los que leáis esto os interesáis por salvar de un triste fin a esta cariñosa y tranquila perrita, que no ladró ni siquiera estando encerrada.

Y LLEGÓ EL INVIERNO...




domingo, 8 de diciembre de 2013

domingo, 24 de noviembre de 2013

domingo, 6 de octubre de 2013

REJUVENECIDA


Me llevó por fin JM el pasado miércoles al veterinario; la mía está de baja, y me atendió su marido, que lo es también (espero que no se lleven trabajo a casa, y que sepan desconectar, por mi bien...). Me puso la inyección para la piodermia, y le dijo a JM que por el buen estado de mi dentadura, no parecía tener la edad que tenía. Esta vez no me importó tanto ir a esta "casa del dolor", pues salí como con diez años menos... en mi autoestima. Guau.

domingo, 29 de septiembre de 2013

SORPRENDIDA


Me he quedao pasmá; que dicen que voy a cerrar el blog; que ya estoy muy vista, que en dos meses cumplo 10 años, y más vale que me jubile, que ojo con la artritis... ¡nada, de nada!, vamos, que seguiré al pie del cañón mientras JM tenga Wifi, y yo salud. Justamente, la semana que viene me llevan a la veterinaria, pues tengo unos picores, que me tienen frita. Informaremos. Guau.

domingo, 15 de septiembre de 2013

ESPERANDO A SU AMO




En la puerta de un supermercado, vi a estos dos congéneres esperando sin duda a su amo. Aunque la duda que me quedó, viendo los pañolitos, es si no se irían después todos juntos a los Sanfermines. Guau.

domingo, 8 de septiembre de 2013

VIENDO LA VIDA PASAR


Veo la vida pasar por el visillo, como las viejas (aunque a diferencia de ellas por la parte de abajo), y me gusta asustar a la gente que pasa bajo la ventana, ladrando repentinamente como las locas, y poniéndome cual león rampante; veo la vida pasar, sí, pero yo no dejo de ladrarle. Guau.

domingo, 1 de septiembre de 2013

SAN CUCUFATO


V. estaba poniendo la casa patas arriba; no aparecía su reloj de pulsera. Entonces le vi hacer una cosa muy rara. Cogió un pañuelo, y le hizo unos nudos muy raros; luego, tiró el pañuelo anudado a un rincón, y dijo una especie de ensalmo, que decía más o menos así:

"San Cucufato, los huevos te ato,
y si aparece lo que busco, te los desato"

V. le explicó al atónito JM que eso lo hacía su abuela para que aparecieran las cosas perdidas, y que no había que tocar el nudo hasta que aparecieran.
Por mi parte, no me hice de rogar, y me lancé a por el pañuelo, poniéndolo bajo mi custodia en el sofá, no fuera que apareciera el tal Cucufato a por sus huevos.


Pero V., en vez de felicitarme, puso el grito en el cielo, (no sé por qué). Afortunadamente, el reloj de marras apareció... -no os lo vais a creer-, ¡en la bolsa de mis cosas! (y yo no fui)... Guau.

domingo, 25 de agosto de 2013

CANELO


La triste mirada de Canelo quedó reflejada en la placa que ilustra la calle a la que se le puso su nombre, aneja al hospital donde falleció su amo y donde estuvo esperándolo 12 años, sobreviviendo dos veces a la perrera, hasta ser finalmente atropellado en un paso de peatones (¡y hay que ver cómo son los humanos con las propias reglas que crean!); este ejemplo de fidelidad ha querido ser grabado en piedra y en el nomenclator para ejemplo de los venideros.


lunes, 19 de agosto de 2013

EL PEQUEÑO HULK


No todo el mundo, por lo que parece, está pasando un verano tan amodorrado como el mío, de siestecita en el sofá o en el fresquito suelo a la sombra del ventilador; es éste el caso de O. chico, que se levanta todos los días a las 7 de la mañana dando ya guerra; los padres lo meten en la cama a ver si se duerme con ellos, pero, ¡qué va! éste le pone las manos en la cara al padre, para que espabile, y juegue con él (igualito que yo, que cuando JM se echa en el sofá o en la cama, procuro acurrucarme a sus pies, si me deja, y me solidarizo con su necesidad de descanso); si tiene tanta energía con un año y medio, ¡qué no hará en unos meses! Venturosa paternidad. Mientras pienso en esto voy a echar otra cabezadita. Guau.


domingo, 28 de julio de 2013

domingo, 21 de julio de 2013

PROLLECTO DE VIA POSITIVA


De paseíto con JM, nos paramos delante de un local que anunciaba venta de "eletrodomestico". A pesar de ser una perra, tal como dicen que los perros acaban pareciéndose a sus amos (o viceversa), procuro cultivarme en el conocimiento del lenguaje humano. No obstante, en casos como éste caigo en la perplejidad; por lo visto el ideal es escribir como se habla, la claridad, y esas cosas... pero, en el mensaje que nos ocupa no sé si yo entendería al humano que ha escrito esto, pues parece despreciar el uso del plural, del acento, y llega -según me parece- a usar palabras extranjeras como "prollectore". Con todo, lo más inquietante es el contenido de su anuncio, pues anuncia la venta de un "prollecto de via positiva", ergo, -supongo- "proyecto de vida positiva", lo que me dejó muy sorprendida. ¿Cómo lo venderá, al peso, a granel?, -pensé- ¿cómo puede venderse algo así?,  ¿puede llevarse a casa en una bolsa? Me acerqué a JM, le toqué la pierna con el hocico, y tiré de la correa para que entrara en la tienda a curiosear, -a él siempre tan agobiado con las responsabilidades y el trabajo le vendría muy bien...-, pero pasó de mí, y me obligó a seguir el camino. Bueno, una ha hecho lo que ha podido. Y ahora a comer, que tanto discurrir me da hambre. Hasta otra. Guau.

domingo, 14 de julio de 2013

OPERACIÓN RESCATE


La semana pasada sucedió uno de esos hechos que tanto asco dan a L.: apareció un bicho -como dice ella- en la terraza. El que se dio cuenta fue JM, quien pensó que se trataba de una gaviota enferma, por su aspecto, y porque no levantaba el vuelo, cuando le echaba agua con la manguera o hacía ruido para asustarla. L. le sugirió que llamara a la policia local, y ésta le derivó a una asociación de recogida de animales; JM le dijo al señor que le atendió por el teléfono, que el animal no alcanzaba a volar, y que se limitaba a dejar sus deyecciones en la terraza (¡vaya palabro!, seguro que no lo encuentro ni en el Diccionario de Autoridades, ¿por qué tiene este hombre que hablar así?; yo ya lo conozco, pero, ¿era necesario eso?, ¿creía que iba a aclarar algo de esa manera, o que le iban a dar algún premio?; en fin...); el tal señor le dijo que vendría a casa esa misma tarde a llevarse el animal. Y héte que al poco llegó un simpático humano con un chaleco fluorescente, y una jaula como de llevar gatos; en cuanto vio al "bicho", dijo que no se trataba de una gaviota adulta, sino de la cría (¡vive Dios con el polluelo!) de otra especie, a la que el fuerte viento de levante había desviado del nido. Dicho esto, se puso unos gruesos guantes, y cogió al ave, metiéndola en la jaula.



Se fue, pues, diciendo que en la Asociación se harían cargo del animal, hasta que pudiera valerse por sí mismo. ¡Bravo por ellos!
En cuanto a mí, todos estaban preocupados por que saliera a la terraza, y tuviera algún incidente con el visitante, pero, tranquilos, que adopté mi táctica habitual en estas situaciones. Guau.


domingo, 7 de julio de 2013