SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

lunes, 29 de noviembre de 2010

CUMPLEAÑOS






Según mi cartilla identificatoria hoy cumplo años, siete en concreto. Se supone, pues, que he llegado a la madurez, y que debo sentar la cabeza. La última vez que estuve en el veterinario me fijé en un gráfico que tenían allí donde se indicaba la correspondencia entre la edad humana y la canina. Parece, pues, que me hallo en la misma edad que tiene JM, y me he puesto a observarlo para ver si también él ha madurado. A veces tengo mis dudas al respecto, pues lo veo inquieto, nervioso e inseguro en ocasiones. Los humanos son extraños, y resulta que, aunque alcancen un grado de estabilidad vital y profesional, siempre queda en ellos un no sé qué de insatisfacción que les hace mirar al pasado o al futuro, y, a veces, al cielo. Si no no existirían esos humanos que se llaman poetas, entre los que se cuenta JM en grado modesto. Yo, en ocasiones, no me encuentro del todo satisfecha en el sofá, y me gustaría dar un paseíto, pero JM lleva casi dos semanas con una bronquitis, y evita en lo posible estar en la calle. Así que debo conformarme con buscar calorcito debajo de un cojín, pues hace frío.
No sé si me regalaran algo hoy. Ya os tendré informados.
Ahí os dejo una foto mía de cuando era más jovencita y alocada. Guau.

8 comentarios:

  1. Felicidades Quequi. También coincidimos aproximadamente en la edad. Yo pienso que una buena forma de mostrar madurez es pareciendo inmaduro. Ten en cuenta que cuando la fruta madura, cae del árbol. Es mejor ser verde y disfrutar del Sol. Eso creo.

    ResponderEliminar
  2. Me aparece muy atinado lo que dices, amigo Desdichado. Hay que intentar algún rasgo de nuestra infancia (capacidad de soprenderse, de no tomarse las cosas tan a pecho, etc.), pues te puedes acabar volviendo muy rígido, y caer por el propio peso.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  3. Muchas felicidades, Quequi. Qué favorecida sales en la foto (de verdad). Mi jefa es madura (físicamente sobretodo) pero le encantaría alcanzar esa tranquilidad de que hablas.
    Besines a tí y a Desdi.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Nora. Aspiremos en lo posible a esa calma, que me parece que hay que buscar principalmente en uno mismo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Ni te preocupes, querida Quequi. Lo bueno de "las chicas" es que por nosotras no pasan los años por mas que los hombres se empeñen en recordarnoslos. Tenemos los que tenemos pero siempre estamos "divinas de la muerte". Lo malo es que siempre, siempre, echamos de menos los regalos cuando no llegan.
    ¡¡Cosas de chicas!!
    Felicidades retrasadas.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Maile. Me alegro mucho de tenerte otra vez por aquí. Yo tampoco le hago ascos a los regalitos. ¡Y si se pueden comer mejor!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Quequi, oye que busca por ahí, en algún rincón del blog, porque debe de estar escondido mi comentario....
    Bueno que si no lo encuentras te decía que muchas felicidades y que estás muy guapa ahora incluso más que antes.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Debe de haberse perdido, amiga Campoazul, pero no te preocupes, y muchas gracias, y que nos sigamos encontrando por aquí.
    Besitos.

    ResponderEliminar