SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

sábado, 29 de mayo de 2010

LOS GATOS DEL CAMPO DEL SUR






El Campo del Sur, para los que no seáis de Cádiz, es una especie de paseo marítimo que discurre desde la entrada de la ciudad vieja hasta la playa de la Caleta, esa que provoca tantos desgarros, quejidos y golpes de pecho en los humanos gaditanos en Carnaval. Es por allí por donde me saca a pasear JM, y quiero contaros algo sobre algunos de sus más curiosos habitantes: los gatos. Éstos viven entre los bloques de hormigón que colocan los humanos para proteger las murallas de los embates oceánicos. Su fuente de alimentación me resulta un misterio, pues no pescan con caña como muchos humanos que se tiran allí las horas muertas, ni me los imagino zambulléndose en al agua como veo hacer a las gaviotas. En mis paseos veo a veces a algunas humanas que dejan restos de comida sobre el pretil de las murallas, y a alguna de ellas la he contemplado, incluso, espantando con un trapo a las gaviotas que acudían al festín. Hay algún minimo que cruza la carretera y se pone todo quieto a esperar bajo un balcón, del que barrunto que alguna vez le han tirado algún bocado.
Me dan un poco de pena estos gatitos, no porque me resulten especialmente simpáticos, sino por su aspecto enfermizo y erizado. Alguno parece como si hubiera metido una patita en un enchufe y se hubiera chamuscado. Desde luego no es un lugar muy acogedor aquel en que viven, y a muchos los veo entrar y salir de debajo de los coches aparcados, tan rápido que no me da tiempo de decirles ni 'guau' cuando pasan raudos a mi lado. Creo que hacen esto por prevención frente a los humanos niños, que pueden ser particularmente salvajes con los pobres animalitos.
Otro día os hablaré de los gatos del parque Genovés, que son como los parientes ricos.

6 comentarios:

  1. Hay que penita, Quequi, unos tanto y otros nada. Pobrecitos no me puedo imaginar lo que tienen que pasar para vivir un día más...
    Y no solo los gatos que tú conoces sino todos los animales abandonados y maltratados por humanos (por llamarles de alguna manera). Tú tienes que notar esa diferencia porque a ti te cuidan mucho y te quieren y a ellos nadie les echa de menos.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Interesante entrada, Quequi. ¿No les persigues? Los gatos son un tema eterno para nosotros, los perros. Dicen que los seres humanos que tienen gatos están más dispuestos a dar amor y los que tiene perros más a recibirlo, toma ya. (Perdona, me pongo filosófica cuando como poco, estoy a régimen...ay)

    ResponderEliminar
  3. Cuando estuve en Cadiz el año pasado, lo primero que quise ver fue La Caleta. Me fui, por la muralla, desde el puerto hasta Puerta Tierra, cruce a Astilleros y volvi a bajar por la Cuesta de las Calesas.
    No vi gatos en los bloques, y eso era algo que esperaba, pero si que recorde al coro de Julio Pardo, "por los bloques". Claro que tampoco los vi en el Genoves. Supongo que andarian a cubierto del calor.
    Lo intentare de nuevo cuando vuelva por Navidad.

    Besos Quequi.

    ResponderEliminar
  4. Amiga Campoazul, a mí me dan mucha pena y por eso en parte he escrito esta entrada. Pero veo también que estos gatitos aman mucho su independencia, que les sale tan cara a veces.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Querida Olimpia, no los persigo porque voy siempre con correa; e incluso JM evita acercarse a ellos, pues le resultan impredecibles. Curiosa reflexión la tuya; yo en cambio cuando estoy a dieta en vez de filosofar, me hace ruido la barriguita.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Querida Maile, estos gatos son huidizos y me parece normal que no los vieras. Espero que te gustara el paseo por Cádiz, y que vuelvas pronto.
    Besitos.

    ResponderEliminar