SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

sábado, 8 de enero de 2011

¡VIRGENCITA, QUE ME QUEDE COMO ESTOY!






Le escuché esta frase a un humano en una película, que se deslizaba pendiente abajo sin frenos. Yo, que me las prometía tan felices en Nochevieja, he tenido un mal comienzo de año. Espero que no sea mi annus horribilis, como decía la Reina de Inglaterra. Resulta que empecé a sentir picores por todo el cuerpo, y me molestaba un ojito. JM dijo que lo tenía casi cerrado, y se preocupó. Mandó a A. a una farmacia a comprar suero para limpiármelo, y se me alivió un poco el dolor. Pero ya sabéis que soy un poco puñetera, y como no me gusta que me echen ese líquido en el ojo, me he escondido debajo de mesas y sillas para que no me cogiera. El ojito se me puso mejor, y, en cuanto pudo, JM me llevó a ver a la veterinaria L. Ésta me examinó la córnea para ver si estaba dañana, y tras ver que no, me recetó un colirio para mi conjuntivitis. Comprobó que tenía de nuevo pioderma, y le dijo a JM que esta vez ibamos a probar con un antibiótico en pastillas más fuerte que el de las inyecciones. La pastilla me la tomé como me suelen dar coba éstos, es decir, disimulada en una salchichita, pero, al cabo del rato, la vomité. No me sentó bien. JM habló con la veterinaria, y ésta le dijo que lo intentara otra vez, y si volvía a pasar lo mismo, que me llevara a ponerme un inyectable. Pasó lo mismo, y "eché la pota", como dicen los chavales. Así que me veo la semana que viene otra vez en el taxi, temblando de miedo. Para más inri, los taxistas estuvieron sin soltar prenda, y ni siquiera me echaron un piropo. De modo que al que nos trajo de vuelta le ladré al salir del taxi, por antipático. En fin, espero que pase pronto esta rachita. Sobre el día de Reyes ya os contaré en otra ocasión, que estoy un poco cansadita.
Bueno, no todo es malo, pues tengo una nueva seguidora, Carmen Avram ¡Bienvenida!

9 comentarios:

  1. Cuidate Quequi y haz caso de todo lo que te digan. Tomate las medicinas... haz lo que puedas, claro... y veras que prontito se arregla todo.
    A los taxistas no les eches muchas cuentas. Conducir por cuidad debe ser muy estresante... pobrecitos.

    Besitos cielo.

    ResponderEliminar
  2. Vida perra de verdad, eh, Quequi, bueno, ponte buena pronto. Un achuchón de Aurora y un lametón de Olimpia, tus fieles admiradoras.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tus ánimos, querida Maile, ya me voy encontrando mejor, aunque me sigue picando el cuerpo. Los taxistas te dan una de cal y otra de arena... pero si no fuera por ellos JM no podría llevarme a la clínica.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Qué bien tenerte por aquí, Aurora. Tienes razón, qué vida esta que no me dieron ni roscón de reyes. La verdad es que no hay mucho que admirar pues estoy hecha una penita. Pero no hay mal que cien años dure.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. es precioso ese perro. felicidades

    ResponderEliminar
  6. Hola Quequi, vaya que mala pata la tuya, aunque en este caso es mal ojo..., de modo que deja que te echen las gotas, no te escondas mucho (un poco sí, que tienes que mantener tu personalidad). Pues ya espero a ver que te han traído los reyes, fijo que más que a mí, que siguen sin hacerme caso, ya no se qué hacer con ellos...

    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, J.G, por lo que me toca.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Ya es mala pata que no te hagan caso Campoazul con la silueta tan estilizada que muestras. Ya contaré lo de "mis reyes". Ya estoy mejor del ojito.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  9. jajaja, yo tampoco lo entiendo querida Quequi...

    ResponderEliminar