SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

sábado, 27 de marzo de 2010

VECINOS





He llegado a la conclusión de que los que JM llama "vecinos" son una subespecie dentro de los humanos. Son seres que, aunque tienen las mismas características exteriores que mi amo, son distintos a él. Son, por ejemplo, gente ruidosa, y que hablan con ese mismo tono destemplado y estridente a cualquier hora del día y de la noche, como si no tuvieran noción del tiempo y la urbanidad ¿Será algún defecto genético? Yo, perra, sé que no debo ladrar por la noche, y me limito a gruñir un poquito si siento pasar cerca a uno de esos vecinos trasnochadores. JM, por el contrario, modula su voz y la baja y la sube a voluntad (como yo con mis ladridos), e incluso la adapta para canturrear (cosa que por más que intento, no consigo, como eso de silbar, pero por algo soy una perra ¿no?). Otra característica de los vecinos es lo que llamaríamos el "doble lenguaje" (no sé si ésta expresión es muy adecuada; voy incorporando a mi vocabulario perruno las expresiones que voy oyendo), o dicho al modo de L., que son unos "falsos". Un ejemplo: hay un vecino de JM, que se pone a "despellejar" a otros vecinos. Pues bien, L. estaba un día muy enfadada porque había escuchado a este menda en el patio criticarla a ella y a JM ante los otros vecinos que a su vez éste ponía como los trapos delante de nosotros. Se lo contó a JM cuando llegó, pero éste, en vez de enfadarse, le dijo que ese "gachó" era un falso de chiste de Gila. Se acabaron riendo los dos, y decidieron no darle más "confianza".


También los niños de estos vecinos son particularmente alborotadores, e incluso mis congéneres que viven con ellos son particularmente "acosadores". Una de estas vecinas tiene un Yorkshire que es un auténtico semental, al que esta señora le saca una pasta echándolo con otras perras. Resulta que este sátiro, este atleta sexual japonés que diría Vázquez Montalbán, se fijó en mí y se me abalanzaba, con esos ojitos negros y brillantes como canicas, cuando llegaba yo al patio con JM. No me dejó tranquila hasta que no hice ademán de morderle en el cuello ¡Ya veis qué vida más ajetreada! Guau.

5 comentarios:

  1. Hola Quequi, oye que hoy MJ no te ha puesto foto...¡o yo no la veo!. En mi edificio también tengo subespecies con sus correspondientes perros chillones y que ladran como ellos, ¡ya podían juntarse todos en un barrio para gritarse a gusto entre ellos!...oye ten cuidado de ese perro acosador eh! ¡¡Que después no se responsabilizan de nada...!! :)
    :)

    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  2. Sí está la foto, Campoazul. Cuéntame si sigues sin verla, pues me pongo muy nerviosa con estas cosas del blog. ¡Qué razón tienes con los vecinos y sus perros! Guau.

    ResponderEliminar
  3. Hola Quequi,...pues no la veo, pero no te preocupes debe de ser cosa de mi pc, me pasa a veces y no se de que es, pero la veré desde el ordenador de unos amigotes....,esto de la imformática es un poco rollo.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Los yorkshire acosan una barbaridad, Quequi, debe de darlo la raza o lo que sea, vaya pelmas... (con el pelito así largo estás muy mona, que no te toquen ¿eh?, así, nada de cortes...)

    ResponderEliminar
  5. Querida Olimpia, aparte de salidos y acosadores, estos yorkshire son unos pelotas y unos gritones. Está claro que salgo a mi madre. Un cariñoso guau.

    ResponderEliminar