SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

jueves, 11 de marzo de 2010

EN LA CONSULTA DEL VETERINARIO





Llegó el día tan temido: la visita al veterinario. JM y V. me metieron en un taxi, y fuimos a la clínica. En el vehículo tuve un pequeño ataque de ansiedad, y me puse a gemir, pues me acordé de las inyecciones de otras veces. Luego, me tranquilicé un poco al llegar. La humana que me supervisa le dijo a JM que había habido un error en la tarjeta que le enviaron, porque la revisión no me tocaba hasta noviembre con la inyección preceptiva. De todos modos, ya que estaba allí, JM le pidió que me mirara, y dijo que todo estaba OK. Dos días antes me había empezado el celo, y V. le dijo que eso era un fastidio. La veterinaria le replicó que se me podía operar, y V. dijo que me pondría gorda, y la otra contestó que ella tenía a sus perras operadas, y además delgaditas porque les hacía hacer ejercicio ¡No me gustaría a mí por nada del mundo ser perra de esta señora! Dijo que yo era una reina, y que hacía lo que me daba la gana... bueno, estos señores veterinarios a veces me resultan un poco incomprensibles, y no sé si se lo da el oficio, o es algo de carácter... sea como sea, cuanto más lejos mejor. Guau.

4 comentarios:

  1. ¡Que guapa te llevaron al veterinario! Menos mal que no te van a operar por lo del celo, a la próxima le dices (o mejor le escribes) a la señora veterinaria que para el celo lo mejor es un novio (o amiguete), no una operación.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Ay, Campoazul, lo que pasa es que soy muy exigente, y la mayoría de mis congéneres son unos salidos y unos brutos. Bueno, no pierdo la esperanza... Un cariñoso guau.

    ResponderEliminar
  3. Querida Quequi... como perra esterilizada, como todas las que pasan por perrera, te digo que no pasa nada. Si no vas a criar, es mejor que lo hagan, menos problemas para todos, para ti incluida. Los humanos extrapolan sus sentimientos de maternidad o sexualidad ... a los nuestros, que nos importa un guano que nos esterilicen y para quienes ejem el sexo va de otra cosa...

    El instinto maternal no existe en las perras si las esterilizan. Una perra no sufre por no ser madre si está esterilizada, no "proyecta" ni tampoco puede ya querer quedarse preñada, que no es que quiera, es que es la llamada de la selva ;-) ni siquiera el sexo como lo entienden los humanos...

    El goce sexual, ejem, no existe en las perras al cruzarlas. Solo se dejan cubrir por puro instinto cuando tienen celo, pero vamos, que no porque un concreto perro o los perros en general les gusten, ni mucho menos porque gocen en el intercourse ese. De hecho el orgasmo solo existe en las hembras humanas.

    Siento dar estas noticias, pero así me lo han contado los expertos. O a mi ama al menos así se lo han explicado.

    ResponderEliminar
  4. Me quitas un peso de encima con lo que dices, Olimpia. Yo no he tenido nunca intercourses de esos, y veo que no me pierdo nada. Escucho a los humanos que están siempre hablando de sexo, y esto me preocupaba. Lo que me pasa también es que me dan miedo las operaciones desde que me tuvieron que operar de mi patita rota, aunque cierto es que lo paso muy mal estos días de celo. Sigo, sin embargo, teniendo la misma opinión de mis congéneres machos. Un cariñoso guau.

    ResponderEliminar