SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

sábado, 6 de marzo de 2010

PEDIR Y COMER






Soy muy glotona y siempre quiero echarme algo al buche, aunque me veais delgadita. Cuando se ponen a comer los humanos de la casa, les hago un baile a dos patas como los antiguos osos del circo para animarles a que me den algo. Pero llegado el momento me canso de la incómoda postura bípeda, y me apoyo con una patita en la pared con cara de ansiedad y circunstancias. Me pone, ciertamente, muy nerviosa ver a los humanos a la mesa con sus cacharros de comida llamados "platos", y que ¡ay! son siempre más grandes que el mío, que encima es de plástico. Esos olores y esas sabrosas humaredas que brotan de los platos me marean de veras, y los ojeo como congénere de presa -últimamente he visto en algunos blogs y comentarios algunos humanos que hablan de ojear libros ¡craso error!, pero ¡ay! cuánto me cambiaría por alguno de ellos por estar a la mesa-.
Me gusta casi todo: pescado (sobre todo salmón y gallo), carne (pollo y pavo, pues las carnes rojas apenas se las dejan catar a JM, salvo cuando va a algunos antros de perdición llamados "restaurantes" donde no sé por qué no me dejan entrar, pues dice JM que hay un lugar llamado "Francia" -que debe ser Jauja en realidad-, donde dejan entrar a los perros en los restaurants y se quedan calladitos bajo la mesa, Vive la France!), verdura, arroz, patatas, gajos de naranja ... no me gusta ni el salchichón ni el salami, ni la comida de perros de lata, por supuesto.
L. y V. riñen a JM porque a veces me da alguna cosita ¡qué más les dará! Querrán que esté a dieta como JM. O., el hermano menor de JM, ha creado con unos compañeros una página web llamada Pedir y comer para hacer pedidos a los restaurantes desde tu casa. Debe estar bien porque le han dado un premio a la innovación empresarial en la Universidad de Cádiz. Sin embargo, cuando se sienta a la mesa en casa de V., yo le pido como veis en la foto e incluso emito gemidos lastimeros que conmoverían hasta a Atila ¡y él no me da casi nunca! Tendré que registrarme en su página web a ver si así me hace más caso...
Bueno, estoy muy contenta porque ya tengo 100 visitas ¡Muchas gracias amigos por pasaros por el blog de esta humilde -y hambrienta- perrita!

3 comentarios:

  1. Jo, me da no que verte ahí agarrada a la pared, suplicando un detalle contigo..., es que algunos humanos son un poco despistados, otros cuidan mucho el régimen, pero en los demás (aqui entras tu). Tu cuando no te vea MJ te pasas por mi blog que siempre tendré manjares ricos para ti.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Quequi, guapa... ¡pero qué te han hecho en el pelo! ¡Dónde están esas mechas blancas tan monas que tú tienes! ¿Te han rapado al cero...?
    Ay, ay, ay, podríamos hablar horas de comida.. mmmmhhh. Y no esos cornflakes que nos dan, el pienso ese... que si ellos estuvieran a cornflakes todo el santo día se iban a enterar de lo que vale un peine.

    Estoy contigo, la comida humana es estupenda, y esos cocidos, y esos mariscos (las cabezas de las gambas esas ... soy experta en abrir la basura para buscarlas)... Ayer me dieron las pastillas de desparasitar metidas en pescado, se piensan que no me enteré, que como soy glotona me las tragué sin darme cuenta... Yo por darles gusto ¿sabes?, y que piensen que son más inteligentes.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay! eso haré Campoazul, a ver qué tienes por ahí, las tripas ya me hacen glú, glú.
    ¡Ay! Olimpia, me parece que piensan que todavía estamos en los 40 y me rapan como a un pobre niño de entonces. Últimamente, me dejan más pelo, pues pasaba un frío... Tienes más razón que un santo con lo de la comida... tras años de lucha y reivindicación, conseguí que la veterinaria les dijera que me podían dar comida de humanos pero sana, así que me hartan de arroz con pollo ¡más variedad por favor! Guau.

    ResponderEliminar