SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

martes, 16 de marzo de 2010

¡QUE NO ME QUITEN LO QUE ES MÍO!

Aquí me veis en plan agresivo y en tonos ácidos, como si saliera de un cuadro de los Costus. En una entrada anterior hablé de uno de mis pecaditos: la gula. He de confesar que, como cualquier perra de vecina, tengo otros, entre ellos la ira. (¡Con esos pelados que me dan no es para menos, quizás direis!) Ésta se adueña de mí sobre todo cuando agarro algo, y me lo quieren quitar. He de reconocer que soy bastante posesiva, y me gusta coger cositas: me encantan los paquetes de kleenex, así tan brillantes y las cosas de colorines que puedo trincar entre los dientes ¡Quien esté libre de pecado que me tire la primera galleta! o algo así... Cojo, pues, estos tesoritos y los escondo debajo de una cama o de un mueble. L., la compañera de JM, me pregunta irónica si estoy reuniendo el ajuar. La verdad es que no sé por qué me critican, pues si hay seres posesivos esos son los humanos; incluso he observado que definen sus relaciones entre ellos en muchas ocasiones por lo que poseen: assum habeas, assum ualeas, que diría JM en algún momento tonto, "tanto tienes, tanto vales". Muchas veces los humanos son lo que tienen, aunque algunos de ellos, llamados "filósofos", hablan de ser en vez de tener, y si pierden lo que tienen se sienten peor que nada. Eso me resulta incomprensible a mí, que me conformo con cualquier cosa que siso, aunque sea un calcetín para la colada; en fin, será que me estoy volviendo epicúrea...
Ahora que me dejan solita a menudo, estoy explorando las posibilidades del blog, y he aprendido a crear una lista con los blogs de mis amigos ¡Espero que os guste! Guau.



6 comentarios:

  1. Quequi, eres como una urraca, tesoritos tienes, qué suerte... Y que chiquitita pareces en la foto que has puesto, el hueso de plástico ese es gracioso. Es un hueso ¿no? Oye, le diré a mi ama lo de su blog a la derecha, muchas gracias de su parte. Eres maja, me caes bien y si necesitas protección con otros chuchos -como si yo fuera de la mafia colombiana te lo digo;-)- no tienes más que decirlo que yo soy muy grande y a ti te no te cobro nada...

    ResponderEliminar
  2. Hola, Olimpia. La verdad es que cuando me pelan tanto me quedo en nada, una ratita me dicen que parezco los muy graciosos... Sí, es un hueso, querida Olimpia, que me duró un santiamén, pues en pocos días lo hice cisco. Muchísimas gracias por tu oferta, Olimpia, yo le ladro mucho a los otros perros, pero sé que con algunos de ellos no me valdría de nada, sobre todo con esos de la cabeza tan rara, que parecen asesinos prehistóricos, y se te quedan mirando fijamente... ¡Qué bien, me siento importante como Ana Obregón con sus Miami! Besitos para tí y tu ama.

    ResponderEliminar
  3. Hola Quequi, ¡¡ya te volvieron a cortar ese pelo tan bonito que tienes!! No me extraña que se te ponga esa cara..., no es para menos, eso de guardar cositas en normal no te preocupes, los humanos también lo hacemos, y cuando nos damos cuenta tenemos que empezar a tirar porque con tanta cosa no cabemos en casa ni nosotros.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  4. Ay, Campoazul, está claro que no hace falta ser Diógenes para acumular tantas cosas inútiles. Eso se ve en las mudanzas donde algunos humanos se vuelven medio tarumbas buscando cajas de cartón como vagabundos, y luego llenándolas, clasificándolas y rezando para que no se rompan muchas cosas. Saluditos.

    ResponderEliminar
  5. Quequi, compañera del metal, que no nos dejes tanto tiempo sin entrada, que ya me dirás qué voy a leer yo si no leo tu blog (hay otros de perros, pero son de dueños que son más pesados).

    Te comunico que la primavera ha llegado y que me gustaría saber varias cosas tuyas (no son por orden, es a batiburrillo): a) Quequi y los niños (¿te gustan?, ¿te portas bien?, ¿les asustas?) b) Quequi y los viajes (¿te gusta el coche?, ¿has montado en barco o en avión?); c) Quequi y las alimañas (o sea, gatos y otros bichos varios de segunda clase, no como los perros que somos primera clase, vamos, otra clase dentro de los domésticos...)

    ResponderEliminar
  6. ¡Ay! Olimpia tienes razón en lo que dices, pero la verdad es que no tengo muchas ocasiones para escribir (sabes, que me dejen sola con el portátil, y además me cuesta con mis patitas darle a las teclas, así que escribo y grabo, escribo y grabo, hasta que tengo toda la entrada... pero intentaré hacerlo más a menudo. Ahora ocn la primavera me siento más lírica) Me haces muchas preguntas, y te prometo contestarlas a todas en próximas entradas, aunque te adelanto que me gustan los niños, que nunca he viajado, y que soy un tanto "kinófoba" (exceptuando a tí)si me permites el neologismo, que le escuché a JM. Un cariñoso guau.

    ResponderEliminar