SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

domingo, 17 de mayo de 2015

ACRIBILLADA




Hace unos días me llevó JM al veterinario;  nunca lo hiciera, pues salí acribillada y expurgada. La culpa la tuvo la pioderma, que después de mucho tiempo, empezó a picarme. La veterinaria L. me puso la consabida inyección, con promesas de más en 15 días; hasta ahí lo esperado. Lo malo fue cuando JM recordó que yo arrastro el culo a veces por el suelo; entonces, L. dijo que los perros tenemos a ambos lados internos del ano unas glándulas que segregan un sustancia que es expulsada con las heces, recuerdo de nuestro pasado ancestral, y, que a veces, esta salida se obstruye, provocando picor. Así que, ni corta ni perezosa, se puso a hurgar en mi mano con un kleenex, sacándome una sustancia negruzca al par que unos gritos de dolor. La verdad es que ese día fui de culo. Guau.

No hay comentarios:

Publicar un comentario