SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

domingo, 25 de enero de 2015

CUANDO UN AMIGO SE VA...







Querido Edmundo:

Llegaste un día a casa envuelto en pañales como regalo de bodas para L. Desde el primer día te quise por tu perfume embriagador. Cuando te desnudaron y te pusieron en el aparato ese que te mantenia sujeto admiré tus formas y tu aspecto apetitoso, y cuando JM empezó a darte sus torpes cuchilladas yo siempre estaba debajo esperando los descartes y los cachitos que, o bien a JM se le caían, o bien me tiraba cuando L. no miraba.
Al terminar de hacerte un destrozo, te subía a un altillo -un Himalaya para mí- y yo, estirando el cuello, seguía tu ascenso aspirando los últimos rastros de tu aroma.
Ahora que, magro y casi en los huesos, se precipita tu fin, te escribo esto, querido amigo, para decirte que yo, al menos, nunca te olvidaré

Tuya

por siempre

Quequi.

P.S.: Guau.

No hay comentarios:

Publicar un comentario