SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

domingo, 15 de enero de 2012

LAVAR Y MARCAR













Estuve, como ya os dije, en la comida del día de Reyes (que me ha traído otras sorpresas que os contaré más adelante), pero con la condición de asearme, y llevarme a la peluquería. Y he aquí que JM recorrió la escasa distancia que nos separa de la tienda de mi "amiga", que no es que me trate mal, pero a la que preferiría ver por Facebook, Sky (o como se diga), video-conferencia, o de visita los domingos. La verdad es que esta vez iba bastante "greñúa", y me colocó en ese aparato que recuerda sospechosamente a una horca para perras hippies como yo. Al final del proceso, acabé con dos moñitos un poco tirantes, que me obligaban más bien a echar la cabeza para atrás. Todo sea por estar guapa... ¡qué esclavitud ésta! Si yo fuera perro seguro que no me darían tanto la tabarra... y todo para qué, para estar debajo de la mesa pendiente de lo que cayera o me echaran algún corazón enternecido, "toma Quequi, que es Reyes". En fin, no sigo, que me da sentimiento el recordarlo. Guau.



2 comentarios:

  1. Hola Quequita, tienes toda la razón de sentirte agobiada por tantos adornitos en tu pelo y pocas cositas ricas en tu barriga, que si yo fuera una perrita no me dejaría hacer nada de eso, ¡que rollo! con lo guapa que eres no necesitas adornos.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Querida amiga, ¡qué razón tienes! me entiendes muy bien. Menos mal que en cuanto puedo me jalo de los dichosos moños.
    Besitos.

    ResponderEliminar