SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

domingo, 6 de noviembre de 2011

DESCONECTADA













Estuve unos días sin internet, y no pude escribir en el blog. JM y L. llamaron a los de la televisión por cable, y vino un primer técnico diciendo que era cosa de redes, y que vendría otro a arreglarlo. L. decía que no, que era cosa del rooter (dígase "rúter"); llamó al servicio de atención al cliente y le dijeron que entre 24 y 48 horas; ¡qué va! tardaron cuatro días en solucionar el problema. Y JM y L. con un cabreo cada vez mayor, pues cada vez que llamaban un operador distinto les decía una cosa distinta, y L. acabó acordándose de toda la familia de la Compañía al teléfono. Al tercer día apareció el famoso técnico de redes, y lo recibió JM. Éste estaba ya tan mal, y con tanto "mono" (vamos, que ni el Enjuto Mojamuto de la tele), que poco le faltó para ofrecerle una copita y algo para picar al técnico de marras. Yo ni le ladré, y me quedé observándolo: un tipo alto, con una especie de corsé lleno de herramientas y cachibaches. Empezó a subir y a bajar, a ir de un lado a otro, hablando en una jerigonza incomprensible, para finalmente decir que los planos que le habían dado de las redes de zona estaban incompletos, y que volvería al día siguiente. Nueva bronca al teléfono por parte de L., quien pidió que le trajeran un rúter nuevo. Dicho y hecho, al final tenía razón ésta, y cuando cambiaron el rúter todo empezó a funcionar de nuevo.



Menos mal que la avería se arregló, porque no sé qué habría sido de JM; estaba muy preocupado por si la gente ya no leía su blog (yo no tengo ese problema, pues sé que mis lectores son fieles -no en vano algunos son congéneres-), y porque no podía escribir nada. Así, que andaba como desesperado, sin saber qué hacer.



Me dio un poco de pena, pues a mí no me pasa eso; yo siempre tengo algo interesante que hacer, como:




-rascarme detrás de la oreja.



-echarme una pedazo de siesta en el sofa.



-tumbarme al sol en la terraza.



-Gruñirle a A.



-Sisar paquetes de kleenex o lo que caiga.



-poner cara de pena, y andar a dos patas a la hora de comer.



-ladrarle a los vecinos.



En fin, que no todo es internet, queridos amigos y amigas, ¡hay que tener otras inquietudes en la vida!. Guau.






4 comentarios:

  1. Hola Quequi, ¡qué fastidio lo de Internet! es que estamos casi todos enganchados, y felicita a L. de mi parte por saber desde el primer momento donde estaba el fallo, (está claro que las tías somos un linces, ;)).
    Oye que al final en vez de perro tengo un gato que me come mis plantas y me persigue por toda la casa. Le voy a hacer un blog con su foto y le digo que se haga seguidor tuyo, para que le conozcas, ¡pero no creo no creo que escriba nada, eh!

    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Querida Campoazul, es que las chicas somos unas hachas.
    Tú haz a tu gato seguidor mío y verá cómo se anima.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Uy querida Quequi, hacía mucho tiempo que no leía tu blog. C. y A. me tienen muy liada, por cierto, ahora que lo pienso a A. le encantaría verte, fliparía un montón.
    Te aviso, cuando a L. se le mete una cosa en la cabeza, ...no tienes nada que hacer, y si ella dijo que era el ruter, era el ruter, manque viniera un maromo de 2 metros diciendo lo contrario... menuda es la L.

    ResponderEliminar
  4. Pues a ver cuando me traes a C y A (mucho mejor que H y M)para ladrarles, digo, verlas.
    Tienes razón, querida L., que la otra L. es mucha L.: todavía le deben de doler los oídos al de atención al cliente.
    Besitos.

    ResponderEliminar