SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

sábado, 7 de mayo de 2011

LA INQUILINA



















Ya me pica otra vez... ¡venga, a rascarse, toca! El picor se me corre de un lado a otro y no doy a basto... ¿qué es lo que me pasa? Me quedo mirando a JM, y éste parece no darse cuenta. Al fin, le comenta a L. que me estoy rascando mucho últimamente, y ésta le comenta distraídamente que igual me pica como a las personas. Luego, JM me lleva a casa de V. y le dice que me observe. Sigo rascándome, de todas maneras ¿por qué me pica? Entonces, llega O., el hermano pequeño de JM. De éste dicen que tiene malas pulgas cuando se enfada, y que es "el único que me entiende". Así, que me quedo quietecita mientras me coge y comienza a "expulgarme", como dice V. (pero, ¿en qué quedamos?¿no era O. el que tenía las malas pulgas?). Al rato, ¡oh, sorpresa! me encuentra una "pulguita", una, ¡será canalla! ¡con lo que me picaba! Me la quita, y me quedo... bueno, ya sabéis el refrán...


Al día siguiente vuelven V. y O. con una cosa que llaman "pipeta" -historia que se repite más o menos cada mes-, y que contiene un líquido maloliente, que O. (no es cuestión de resistirse y me quedo muy quieta), me extiende tras hacerme la raya en medio hasta la cola. ¡Lo que tengo que hacer para darles gusto, y se sientan útiles! Guau.






4 comentarios:

  1. Vamos a la par, Quequi. Me tienen frita con los bichos. Yo me sacudo fuerte en cuanto me ponen la pipeta y dejo la cocina llena de gotitas de ese líquido grasientillo. Uffff

    ResponderEliminar
  2. Yo me quedo quieta, Nora, por la cuenta que me trae, que no veas cómo se mosquea O....
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Quequi, me sorprende que solo tuvieras una pulga, se supones que las pulgas también tienes padres al menos tendría que haber dos mas...supongo.
    Ah, y otra cosita: ¿¿¿Como es el refrán??? ¡Que yo no me lo sé! ahora me pica a mí la curiosidad...

    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Pues espero, querida Campoazul, que esa pulga fuera huérfano, o se hubiera ya independizado... Y sobre lo del refrán, ¡cómo se nota que no tienes perrito! es: "quedarse como perro al que le quitan pulgas".
    Besitos, y hasta otra.

    ResponderEliminar