SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

domingo, 23 de septiembre de 2012

QUEQUI LA LADRONA



JM se despertó de la siesta, y quiso ponerse las clanchas para ir al servicio. "¡cómo! ¿dónde está...?"; no, se palmeó la pierna derecha, no la había perdido, y miró aún adormilado a su alrededor, y entonces una luz se encendió en su privilegiado cerebro: "¡Quequi, tráeme mi chancla!". Debajo de la cama del cuartito, apoyé con decisión mi barbilla sobre la chancla; una no es de piedra: una clancha nueva y con un ligero olor a pinrel estaba diciéndome "cógeme, cógeme". Comencé a gruñir, mientras oía a JM jurar en arameo, y mis gruñidos se hicieron más fuertes, delatándome, a medida que éste se acercaba, trastabilleando con una sola chancla, y apoyando el otro medio pie en el frío suelo (bueno, que no se queje tanto, que él, tan listo, habla a veces de un tal Jasón que se presentó sólo con una sandalia, y ganó un reino; a ver si a él le toca por lo menos la lotería). Yo, por mi parte, me acordaré de Numancia, y resistiré aquí lo que pueda, que la paternidad, JM, también da sus quebraderos de cabeza. Guau.

8 comentarios:

  1. Hola Quequi, a mí también me gusta ese tufillo que tienen las zapatillas, es muy tentador. Tú aprovecha siempre que veas una suelta. Además no sé por qué protestan si les dejamos la otra.
    Guau...guau... Besitos

    ResponderEliminar
  2. Para mí que hiciste bien Quequi en ladarle a la chancla con cierto olor a pinrel. Una chancla usada no es cualquier cosa, no te quepa duda. Tu paternidad no sabe nada de lo de Jasón, seguro. De ser de otra manera ya sería rey o le habría tocado la lotería. Es mejor no meterse en la vida de los padres. Dejarles que se enfrente ellos solos a sus chanclas. Y sobre todo, cuídate mucho de la mordedura de la chancla. Muerden y te inyectan un olor a humano para siempre que no se quita nunca.
    Claro, si es para siempre, no se quita. ¡Qué tontería!

    Bueno. Eso.

    Iacob

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja
    Hola Quequita, ¿haciendo trastadas eh?
    La verdad es que MJ es quejicas de mas, al fin solo le había cogido una chancla, te quedaba la otra que se la fuera cambiando de pie... :)

    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón, amigo Byron, no sé por qué se queja tanto, si le queda una, además en estos tiempos de recortes... Me alegro mucho de verte de nuevo "blogueando".
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Veo, Iacob, que sabes sacarle el lado filosófico a las cosas; a mí me hubiera gustado que JM hubiera sido en este caso más estoico.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Y digo yo, querida Campoazul, ¿por qué no se le ocurren a JM esas cosas que dices tú? No será tan listo como dices, si se hubiera hecho eso de camabiarse la chancla de pie podría además haber desarrollado una habilidad manual, digo...¡diablos! ¿cómo se diría?
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Querida Nora, hay olores que turban y hacen perder la razón...
    Besitos.

    ResponderEliminar