SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

domingo, 20 de febrero de 2011

PERRO VOLADOR...






Una de las anécdotas que más me han interesado del viaje de JM fue lo que le ocurrió en el avión de vuelta de Bruselas a Madrid. Se lo estaba contando a L. y yo los escuchaba atentamente. El avión, al parecer, no iba completo, y en la fila delante de él, viajaba una chica sola. De pronto, observó JM que sacaba algo de una bolsa de viaje con rejillas, y se lo ponía sobre el pecho, ¡era un cachorrito! La chica le hacía carantoñas, y éste se restregaba contra su cuello. JM la ayudó a llamar al azafato, y entonces le preguntó por el perrito. La chica era brasileña, y le explicó a JM que sí permitían llevar perros pequeños en la cabina por 50€. Hablaron entonces sobre mí (no sé si L, estando allí, habría permitido tantas preguntas), y la chica preguntó si yo era tranquila. JM le dijo que bueno, que era como las personas, que tenía mis días.
No sé si me gustaría viajar en un avión. Me da pena y envidia cuando JM y L se van y me dejan aquí (sobre todo, al ver las fotos que traen de lo que han comido por ahí), y los echo mucho de menos, pero da un poco de yuyu estar a tanta altura, y no poder ladrar, ni olfatear a la gente, ni seguir a los azafatos con el catering... En fin, nada que me motive especialmente para dejar el sofá, salvo que le pongan alas, claro está. Guau.

6 comentarios:

  1. no mi cariño tu quedate en el sofá tranquilina por si les mosques, un besin para ti guapisima de esta asturiana admiradora de tu belleza.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus piropos, querida Ozna-Ozna, de momento no tengo más remedio que seguir tus consejos.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo te diría que probaras, que es una maravilla volar, y si te pones en la ventanilla mejor que es alucinante. Correr detrás de los azafatos no estaría bien..., pero a cambio te tendrían en brazos todo el tiempo con cariñitos y carantoñas... ¡compensa créeme!

    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Consuélate, Quequi. Yo tendría que ir en la bodega porque peso 7,500. En esta casa no sé si son muy inteligentes porque no me dejan a no ser por causa mayor.
    Bss desde mi sofá.

    ResponderEliminar
  5. ¡ay, qué me gustaría viajar así, querida Campoazul! Así dirían también que soy una perrita de altos vuelos.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que me gustaría hacer un viajecito, y probar otras comiditas...
    Besitos.

    ResponderEliminar