SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

domingo, 28 de agosto de 2011

OBRAS SON AMORES











Hoy he descubierto la razón de que no haya ido en dos semanas en casa de JM: estaban de obra (no entiendo por qué tienen que ser incompatibles con las perritas), y ahora que han terminado estoy back home again. Me quedé al principio un poco desorientada pues han tapiado la entrada que había a la cocina y casi me doy de morros, pues ahora se entra por un arco que han abierto en otro tabique. ¿Habrá hecho esto JM? lo dudo. He oído hablar de unos misteriosos seres llamados "albañiles", de los que hablaré en otra ocasión.













Pero la sorpresa mayúscula me vino cuando salí a la terraza. ¿Dónde está mi suelo, en el que hacía pipi tan a gusto? ¡Me lo han cambiao!.






Estuve olisqueando y explorando mis nuevos dominios, lleno de nuevas plantas y cachibaches.






















Eché incluso mi primera meadita, y L. me seguía armada de fregona y una manguerita que han comprado. Y seguí escabulléndome, hasta terminar exhausta.




Por lo visto, no han faltado las peripecias, y para celebrar el fin de la obra JM. y L. salieron a cenar. No he podido aún averiguar lo que comieron, pero sé que fueron luego a tomar unas copas (aunque no sabía yo que a L. le gustaba beberse el agua de las macetas, por lo que parece). Guau.










domingo, 21 de agosto de 2011

BARBACOA GADITANA















Ya tengo fotos de la barbacoa a la que fue JM con L. He estado pensando en este fenómeno, tan desconocido para mí, y de acuerdo con lo que le he escuchado a JM y a lo que he averiguado por mi cuenta, he podido establecer dos grandes tipos de barbacoas:




Barbacoa americana: Es la típica de las películas, con esos americanos asando enormes chuletones.





Barbacoa gaditana: De lejos la más importante, y que admite varios subgrupos:





2º a. Barbacoa playera: La playa es el escenario típico de las barbacoas gaditanas, y, tiene a su vez, varias manifestaciones:





2º a.1. Barbacoa caletera: Es la que se hace a base de sardinas. Cuenta con un personaje típico, el "enterao", que es el que trae la parrilla, las pastillas y el carbón, y que, poseído de un espíritu caritativo digno de mejor causa, se pasa todo el rato avivando el rescoldo para que nadie se quede sin comer las sardinas o la carne de pinchito, que se sirve en unos inestables platos de plástico, que, al menos descuido, dejarán caer en la arena su contenido. La carne de pinchito es más apta para las llamadas "pibas" que son invitadas a la barbacoa, y que no se mancharán así las uñas con la pringue de las sardinas, mientras los "maromos" que las rodean les dan palique mientras miran sonrientes al "enterao" que sigue inclinado sobre la barbacoa, que será al final el que se "coma" menos en todos los sentidos.







2º a. 2. Barbacoba: Del gaditano "coba" (engaño, burla). Dícese de la barbacoa que se monta para atraer a más "pibas". Los organizadores no se han olvidado de invitar previamente al "enterao" del tipo anterior, quien, al ver la falta de materiales, no dejará de ofrecerse para ir en moto a traer de su casa los aperos y el resto de la carne de pinchito que sobró de la barbacoa anterior. Es probable que la mayor parte de esta carne tenga que comérsela él, pues ya una parte de los asistentes se habrá marchado a su regreso, para dar una vuelta por la playa con las pibas invitadas.




2º a. 3. Bebecoa: Suele ser organizada por los que no se han "comido ná" con las pibas de las barbacoas anteriores, y consiste solamente en el bebercio. La diferencia con el llamado "botellón" reside básicamente en la existencia de la arena, que permite a los interfectos tumbarse en ella, y simular que contemplan el cielo estrellado mientras duermen la "tajá".





2º b. Barbacoa sui generis o barbacoas a las que va JM: Es una barbacoa celebrada por adultos en lugares apartados y dejados de la mano de Dios como terrenos y pequeños chalets. Son comilonas en frío en las que la gente dice que va a llevar alguna cosita, y, finalmente, aportan comida para un regimiento, que hay que llevarse de vuelta a casa (ya podrían guardar algo para mí, digo yo).
















Bueno, estoy un poco cansada del esfuerzo clasificatorio, y voy a ponerme a morder mi juguetito, imaginando que es un churrasco de ternera. ¡Chico consuelo!. Guau.






P.D.: Vaya, un nuevo seguidor, el fotógrado Daniel Casares ¡bienvenido!


domingo, 14 de agosto de 2011

SIETE VIDAS Y UN DUELO















Dicen que son los gatos los que tienen siete vidas, pero viendo esta tremenda imagen de una congénere hay motivos para dudarlo. Esta valiente perrita se enfrentó a unos ladrones, y éstos le clavaron un cuchillo, que, milagrosamente, no acabó con su vida. Ella siguió corriendo como si nada, y el veterinario que le extrajo el cuchillo con gran esfuerzo no daba crédito a lo que veía.


Foto: Daily Mail Fuente: libertaddigital.com


¡Ay! pero no todo son alegrías: hace unos días, escuchando a JM hablar con JC, su hermano y mi primer amo, éste le decía que la que fue mi mamá, una hermosa maltesa con pedigree, había muerto. A pesar de que nos separaron nada más nacer, me sentí muy impresionada y apesadumbrada. JC le decía a JM que los perros de raza pura son más delicados y suelen vivir menos que los cruzados como yo. Lo que no sé si es un consuelo. El que sigue vivito y coleando es mi padre, un yorkshire de razo, del que JC dijo que era -yo lo diré más finamente- de una gran actividad sexual. Él y mi madre produjeron varias camadas, y sé que tengo por ahí varios hermanos y hermanas (aunque no sé si tan "guapis" como yo). Quizás habría que pensar una reunión familiar. Guau.











domingo, 7 de agosto de 2011

TERAENVIDIA COCHINA: venado en salsa.
















JM ha perdido otro medio kilo en una semana, y está que no hay quien lo aguante (no sé si creerá que lo van a llamar para la pasarela Cibeles). Así que he decidido emplear artillería pesada; dicen que en el amor y la guerra vale todo, y ha llegado el momento de la verdad. Quizás diréis que soy muy cruel y muy perra (en esto último no os voy a quitar la razón), pero debo actuar con contundencia. La carne de venado era la favorita de JM, pues dice que es muy jugosa y tierna, a la par que sabrosa.

No me voy a referir al plato que véis en la foto, y que es la única que le he podido birlar a JM (ya sabéis de mi horror vacui en cuestiones gastronóminas), sino de algo más sustancioso. Él hablaba en ocasiones de unos tiempos anteriores a mi nacimiento, tiempos que se me antojaban míticos y pantagruélicos o gargantuescos, mientras le escuchaba contar cómo en un pueblo de la provincia de Jaén en que trabajó, Baños de la Encina (que debe ser una especie de Paraíso en la tierra), le servían en un mesón, y como si tal cosa, un plato ancho como mi hambre lleno hasta los topes de venado en adobo (¡eso sí que debía ser un monte de la felicidad!). Según contaba esa carne se le deshacía en la boca, y los mendrugos de pan de campo de que se acompañaba quedaban impregnados de una aromática salsa que era un placer paladear. ¡Cómo pueden cambiar tanto las personas! ¿No resultamos más razonables las perritas como yo? Guau.

Vaya, tengo una nueva seguidora, Atenea, ¡sé bienvenida!













Última hora: hoy han invitado a JM y a L. a una barbacoa, así que tendrá que saltarse la dieta, o quedar como un carajote. Seguiré informando.