SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

viernes, 31 de diciembre de 2010

¡FELIZ CENA Y AÑO NUEVO!






Tratándose de mí no podía dejar de haber un recordatorio para la cena, claro está. Hoy estaré con JM en casa de V., pues JC no irá, pues está malito el pequeño C.A., que es alérgico a los perritos (¡le pasarán cosas raras a los humanos!). Vendrán también L., cómo no, y O., el otro hermano, y su mujer C. Me estoy poniendo un poco nerviosita pensando en lo que habrá en la mesa (y en lo que podrá caer de ella, claro está). Creo que, en caso de extrema ansiedad, adoptaré esa postura votiva que veis en la foto (he oído hablar de una postura del misionero, pero creo que va por otro lado ¡estos humanos!); ahí estoy pidiéndole a L., más enguatada que Roald Amundsen cuando fue a descubrir el Polo Sur.
Ciertamente, el tiempo humano es distinto del mío; para mí un día es mucho más tiempo de vida, y un año no digamos, como si viviera en otro planeta del sistema solar. Pero me alegro mucho de que todo el mundo esté dispuesto a celebrar el nuevo año que llega (y sobre todo, con tan ricos manjares, que ya me estoy relamiendo).
Feliz 2011 a todos vosotros, queridos amigos y amigas que seguís el blog de esta pobre perrita hambrienta.
No quiero irme sin saludar a una nueva seguidora, Ozna-Ozna de Asturias; ¡un poco más y te cuelas en el nuevo año, querida amiga! Guau.

viernes, 24 de diciembre de 2010

FELIZ NAVIDAD






Quiero aprovechar estas primeras fiestas con vosotros, queridos amigos y amigas lectores, para desearos una feliz Nochebuena y Navidad. No, no es que me hayan tomado Louis Vuitton o Dolce y Galbana como imagen promocional para sus bolsos, ni tampoco soy yo, aunque da el pego ¿verdad? Se trata de un bolso que vio JM en el escaparate de una tienda de Dúrcal, donde fue a visitar con L. a su querida pareja de amigos M. y J. Dijo que era yo clavadita, pero el de la tienda, no se lo quiso vender, pues le dijo que sólo tenía esa muestra, y era para el escaparate. No obstante, inmortalizó el momento. Hoy estoy en casa de JM, pues a V. se la ha llevado su hijo O. para cenar en su casa, y mañana la recoge JC, su otro hijo. Para que JM y L. no estuvieran solitos, he venido con ellos: la noche se presenta prometedora: he oído a JM que me tiene guardada "ropa vieja" (que es carne del puchero sofrita), y L. ha dicho que tienen jamoncito, y gambas. Estaré, por supuesto, atenta a la jugada para que me toque. Espero que todos vosotros paséis también una buena noche, y unas felices fiestas por extensión, bajo la protección del Niño Dios.

Besitos.

sábado, 18 de diciembre de 2010

GATICIDIO






Iba a titular esta entrada "gatillazo", por la faena hecha a los gatos, pero he visto en Internet que la palabra tiene ciertas connotaciones para los BIPs (bípedos implumes parlantes), relacionadas con sus ritos de apareamiento, así que he elegido esta otra, que no está muy alejada de la realidad. Resulta que la policía ha multado a un humano que llevaba comida a los pobres gatos que viven en los bloques del Campo del Sur en Cádiz, frente al mar. Me da mucha pena, pues los pobres deben pasar mucho frío entre las piedras y con el relente marino. Incluso algún BIP les construía casitas para que se resguardaran del frío. Ha habido protestas al parecer por los olores de los mininos, pero, ¡qué van a hacer los pobres, si no les gusta el agua aunque la tengan tan cerca!, ¿qué planean para los gatos, meterlos entre rejas como al de la imagen? En algunos foros hay otros BIPs que han protestado también por mis congéneres, y dicen que los dueños de perros deben recoger el pipí. Y yo me pregunto, ¿cómo se recoge el pipí? Desde hace ya tiempo, JM lleva consigo una botella de agua cuando damos un paseíto, y echa agua sobre mi pipí, supongo que para diluirlo y no huela. Y, ¿qué más se puede hacer? Y si este humano que protesta se mea fuera, ¿que hace?, a ver... Espero que no se pongan a perseguir a los gatitos, seguro que tienen los BIPs cosas más importantes en qué pensar, digo yo...
Bueno, está lloviendo hoy, y creo que JM no me dará el paseíto. Esta semana me sacó un día. El pobre ha estado malo, y nos venía bien a los dos estirar un poco las patas. Espero que JM y L se pongan buenos del todo, y salgamos los tres a que nos dé el sol. Guau.

sábado, 11 de diciembre de 2010

BÍPEDO NO IDENTIFICADO






Se dice que Platón, ante su auditorio habitual de la Academia, definió una vez al hombre como un "bípedo implume". Entre el público presente se hallaba un filósofo de los llamados cínicos (que en griego significa "perruno, de perro" -era, pues, uno de los míos-), quien salió corriendo, y volvió al rato con un pollo desplumado diciendo: "éste es el hombre de Platón". No sé cómo me habría definido el amigo filósofo al verme andar, pues es cierto lo que veis: puedo andar (aunque eso no debería extrañaros mucho, habida cuenta de que escribo un blog...). Lo que pasa es que suelo reservar esta habilidad mía para atraer la atención de los humanos que viven conmigo a la hora en que se ponen a la mesa. Me dirijo a dos patas hacia ellos meneando las caderitas, implorándoles que me den algo de su rica comida. Entiendo bien a los bípedos implumes parlantes (completo así la definición platónica): el mundo se ve diferente sobre dos patas; pueden, incluso, liberar las dos patas anteriores y dedicarlas a otras cosas como hacer cortes de mangas, agarrar a las chicas en los bailes, o cruzarlas y no hacer nada. Aunque no todos los humanos son iguales: JM, por ejemplo, no hace los gestos que acabo de enumerar (ahora que lo pienso, no sé si irá a bailes), y sí coge con sus patas libres cosas como libros, bolsas del supermercado, y a mí, por supuesto. En fin, no quiero prodigar mucho esta habilidad mía no vaya a verme también teniendo que ir al supermercado con JM. ¡Alguna ventaja tenía que tener, vamos! Guau.

sábado, 4 de diciembre de 2010

JUGUETE ROTO






Con esto del cumpleaños me han regalado una tarrina tipo delicatessen perruna, y un juguetito, en sustitución de mi añorado erizo asturiano, llamado así porque JM me lo trajo de Oviedo hace unos años. Era un erizo rojo de goma con todas sus púas que yo me pasaba el rato mordisqueándolo afanosamente. Estaba ya un poco feo, y hacía tiempo que había perdido el pito que tenía dentro, así que creo que ha sido V. la que lo ha hecho desaparecer. Ella es una de esas humanas a las que les gusta tirar cosas de tiempo en tiempo. Es como hacer borrón y cuenta nueva. A JM le tiró de niño su colección de tebeos, y todavía se lo recuerda a veces. ¡Jesús, qué memoria! Ahí me véis en la foto con el juguetito, que parezco un león de las Cortes. Me puse a mordisquearlo con fruición, pero algo no marchaba: empezaron a desprendérsele las puntitas. Debe de ser un made in China, me imagino, y no le habrán hecho los test de control (allí he oído que se comen a mis congéneres ¡qué horror!). L. puso entonces el grito en el cielo diciéndole a JM que se le iba a llenar la casa de mijitas, o que me iban a hacer daño si me las tragaba,así que cogió el juguete, y lo tiró a la basura. ¡Qué suerte la mía y la de JM con estas mujeres!¡lo tiran todo!
Bueno, JM está enfermo, le han diagnosticado un proceso de neumonía, así que he tenido que tomar de nuevo los mandos, como Rubalcaba con los controladores: me tumbo a su lado en el sofá o en la cama, vigilo que tome sus medicinas, y le ladro a A. si se acerca con intenciones que no me parezcan claras.
JM está leyendo mucho, ya que no puede salir a la calle por prescripción médica, y lo veo pensativo; quizás esté pensando en escribir algo ¡espero poder servirle de Musa! Hasta pronto. Guau.