SEMANARIO DE HUMOR CANINO INTERMITENTE

Imagen: Thurston Hopkins

sábado, 28 de agosto de 2010

ARTE MODERNO






JM está que no hay quien le tosa desde que acabó su último cuadro. Estuvo casi una tarde entera buscando el lugar adecuado según él para colgarlo, y estaba hace poco comentándole a L. un artículo de una revista sobre un famoso artista italiano, Maurizio Cattelan. JM decía que él mismo consideraba el arte como belleza, y que el arte y la sabiduría han de estar unidos. Se permitió incluso citar a Andrei Tarkovsky quien decía que lo bello queda oculto a los ojos de aquellos que no buscan la verdad. Todo este discurso era para criticar al tal Cattelan, a quien JM considera un experto en marketing y en hacerse millonario mediante el socorrido expediente de épater le bourgeois. Llama a sus creaciones "cosas" reconociendo su vaciedad de sentido, y confiesa que no sabe ni pintar ni esculpir, y que las encarga a terceros, y luego las vende por su peso en oro. En el mismo artículo había una foto de la obra Fontaine de Marcel Duchamp, y deslicé como el que no quiere la cosa por la foto a ver si JM decía algo al respecto. L. había comenzado ya a parpadear, y JM dijo que el caso de Duchamp era distinto, pues en su obra, siendo provocadora para su época, existía una innegable fuerza metafórica. Yo ya empezaba a perderme, y decidí pasar a la acción, que es lo mío. Así que corrí al cuarto de baño, y me subí al bidé dispuesta a hacer una performance en homenaje a Duchamp (con gran enfado de JM, que me parece ya un poco "antiguo"). Pero no se me ocurre ningún título para ella; a ver si vosotras, queridas amigas, me podéis dar una ideita. Guau.

sábado, 21 de agosto de 2010

DESCUBIERTA






No, por mucho que me esconda me han descubierto. L. se ha enterado de que tengo un blog, porque JM lo anexó al suyo, y allí lo vio. A JM no le importó mucho cuando se enteró, ni se sorprendió demasiado (en su profesión parece curado de espanto), aunque me ha restringido el acceso a las páginas caninas, y sé que mira de reojo mi contador de visitas comparándolo con el de su blog. Pero con L. ha sido distinto. Le dijo a JM que era culpa suya por tratarme como una persona, y que si la perra era tan lista debía matricularme para que me sacara el graduado escolar. Y luego le mandó la dirección de mi blog a sus familiares. Su hermana me ha escrito aconsejándome que me porte mejor, que no ladre a las visitas, y que no me suba a las camas y el sofá, y sé... que me siguen de cerca.
Ahora estoy confusa y no sé qué hacer; no sé si pasarme a la clandestinidad, y dejar correr las cosas un tiempo, o bien, hacer autocrítica y confesar públicamente mis errores (¿dónde he escuchado esto?). Lo del graduado escolar no lo veo viable, pues he tecleado en google "graduado escolar para perritas", y no he obtenido ningún resultado (bueno, en un sitio pedían que se exigiera el graduado escolar a los dueños de algunos perros), así que tendré que seguir siendo "autodidacta". De lo de portarme mejor, debería intentarlo, aunque lo de lo de no subirme al sofá, me parece imposible, pues, entonces, no sería yo misma, la Quequi. ¿Tiene sentido seguir con el blog?¿qué pensáis, queridas amigas? No me gustaría dejarlo... sea como sea, ¡sed todos bienvenidos! Guau.

sábado, 14 de agosto de 2010

DE LA PELU















He tenido una semanita bastante ajetreada por cuestiones de estética. V. decidió llevarme a pelar. Yo, como siempre, me porté bien (debo resaltar mi buen comportamiento por hechos recientes que os contaré en próximas entradas): dejé que esa humana del extraño pelo rojizo me repasara con su máquina de trasquilar, que me restregara con champú, y me lavara, e incluso que me pusiera una especie de moñito. A otros congéneres míos tiene que atarlos, y ponerles un bozal para que no la muerdan. JM había insistido mucho en que no me raparan como a una "ratita", pero V. no estaba muy contenta con el resultado final, pues decía que me habían dejado pelos muy largos por algunas partes. Así que, mientras JM me hacía unas fotos (L. hizo su comentario irónico habitual preguntádole a JM si me estaba haciendo un book) -aunque yo estaba nerviosita y no estaba quieta-, V. decidió llevarme de nuevo a la "pelu" al día siguiente. Allí me dieron otros recortes que parecieron contentar de momento a V. Digo de momento, porque al día siguiente la veo acercarse a mí tijeras en mano, para recortarme algunos pelitos que no le gustaban... Vino JM, y esperaba que él pusiera las cosas en su sitio. Pero no imagináis cuál fue mi sorpresa cuando ¡él también cogió las tijeras para cortarme unos nuditos que tenía en las piernas!¡Es increíble!¿es que todos han descubierto una afición desconocida por la peluquería, y quieren hacer prácticas conmigo?


Por mi parte, sigo prefiriendo mi aspecto desaliñado de costumbre, un poco a lo "camionera", y que no me hagan al final algún "trasquilón", y acabe como el hijo de una antigua vecina de V., que se puso a pelarlo por su cuenta, y al final tuvo que llevarlo corriendo al barbero con la cabeza cubierta con una toalla de las calvas que le había dejado. Guau.







sábado, 7 de agosto de 2010

CAVE CANEM (Enfadada)






Me he enfadado mucho al acordarme de lo que se dice por aquí de que las calles están muy sucias por culpa de los canes. No, señor, no hay que echarle la culpa a los perros, sino a algunos de sus amos humanos. ¿Qué les cuesta llevarse una bolsita como JM, y recoger las caquitas? ¿es que hay epidemia de lumbago? ¿acaso asocian las caquitas con la famosa pastilla de jabón? ¿No quieren por un casual que lo vea el vecino recogiendo cositas de perros? Hay gente pa tó, que dijo un humano torero. Pero siempre se puede rizar el rizo del despropósito; el otro día vi un caso particularmente sangrante. Había un tipo que recogía las cositas de su perro en una bolsita; hasta ahí todo normal, pero luego... ¡no va el tío con la bolsa y la tira entre el bordillo de la acera y la rueda de un coche aparcado! ¡tío guarro, qué quieres, que dé el coche marcha atrás y le salpique los tobillos a alguna señora de...! bueno, no quiero entrar en detalles escatológicos. Y luego el tipo nos miró como si nada, el tío vaina (y no de Chéjov), vamos, un auténtico chufla gaditano... Lo peor es que saltó viento de levante, y, al volver a pasar al cabo de un rato por allí, vimos que la bolsa había terminado... dos calles más abajo. Prefiero no imaginar dónde terminó. Como dicen que el criminal siempre vuelve al lugar del crimen, espero que se le pegara a la pierna la bolsa al tío clufla ese.
P.D.: Aquí me veis con mi juguete favorito, un erizo que me trajo hace unos veranos JM de Oviedo, aunque V., la madre de JM, lo llama "demonio". Este erizo asturiano es muy resistente, y, por más que lo muerdo y remuerdo, sigue ahí incólume (menos mal que no pincha).
Y para que veáis que no todo es enfado, quiero mandar un saludito a dos seguidoras mías de vacaciones, Aurora y Olimpia, y desearos a todas un feliz descanso veraniego. Guau.